En el momento oportuno.

LIGA: ATENAS 85 - LANUS 60: El Griego salió de su crisis justo antes del duelo de mañana con Peñarol, el virtual escolta. Brilló Laws.
Luego de una semana convulsionada tras un papelón en Sunchales, que incluyó acusaciones de Rubén Magnano contra los árbitros ("es una casta muy especial, son corporativistas", dijo el DT), Atenas necesitaba recobrar su esencia. Porque el líder, que arrastraba cuatro caídas en los últimos cinco partidos, se había enfocado en factores externos en lugar de mirarse a sí mismo. El Griego perdió ese nivel arrollador que lo llevó a igualar el récord de 17 triunfos seguidos, pero sigue en la cima. Anoche, en el partido N° 500 de Locatelli en la Liga, se aprovechó del débil Lanús y lo apabulló por 85-60. Un rival ideal para salir de la crisis y recibir mañana a Peñarol, el futuro escolta cuando dispute sus pendientes.

El Granate, que lo había humillado por 20 en diciembre, justificó su lugar en la tabla (penúltimo) y su pésimo récord fuera de casa, que consta de un éxito en 17 presentaciones. Su misión de evitar los playoffs por el descenso asoma cada vez más difícil.

Anoche, Magnano sorprendió con Romero y Figueroa de arranque en lugar de Gutiérrez y Lábaque. Kily, con seis tantos, fue el mejor en el primer cuarto. Atenas se mostró firme en defensa, corrió y se escapó 16-8 de movida. Cayó en lagunas y la visita arrimó. En el segundo, surgió Leo en su dimensión y clavó 11 puntos para que el local sacara 16 de luz (42-26). Lanús aparecía resignado ante tanta superioridad, tanto que el DT Castiñeira puso a los pibes Tosi y Catalano sobre el cierre.

Fue baile en el segundo tiempo. Laws, con 20 puntos, se hizo un festival. Atenas recuperó la confianza y los aplausos de su gente. En el momento oportuno.

Comentá la nota