Un momento de amagues en la política neuquina

Mariano va, y Balda viene. Quiroga acrecienta su perfil más conservador pero a su vez se apoya en Farizano como mejor candidato a intendente. Todos miran a Sobisch y su evolución en las causas judiciales: imaginan una interna con Sapag y se relamen. Parrilli avisó, porque veía una alianza UNE-MPN peligrosa.

Más allá de las miserias trágicas de la realidad provincial, la política se mueve obsesionada por el 2011, y la estrategia vigente es la del amague, la gambeta, la pista falsa. Algunas cuestiones que vale la pena reflejar de los últimos movimientos políticos neuquinos:

* La desesperación de Oscar Parrilli por mandar a avisar que él es uno de los candidatos "naturales" para la gobernación se produjo en gran medida por un gesto político que tuvo fuerte resonancia: el del encuentro entre Mariano Mansilla (UNE) y Herminio César Balda (MPN). Enseguida se corrió la bola de que Balda podía ser el candidato a gobernador de una coalición un poco extraña que llevara a Mansilla como candidato a intendente. De ahí el apuro de "OP" para marcar la cancha.

* Martín Farizano amaga dar el pase y se queda con la pelota. Por ahora, la realidad es que la UCR está cada vez más convencida que tiene que tener candidatos propios, y que sería el propio intendente el mejor acompañante para la fórmula que quiere encabezar Horacio Quiroga para la gobernación.

* Mientras esto ocurre, la mitad de la oposición quiere hundir a Sobisch, y la otra mitad lo querría como candidato en el 2011, ya que lo prefiere a una reelección de Sapag. Por lo que se sabe, lo único que molesta y preocupa a Sobisch en su determinación para volver a ser candidato (aun compitiendo con Sapag en una eventual interna) es lo que en sus cuarteles de FUNDEPA denuncian como "acoso judicial". Efectivamente, las causas judiciales son el obstáculo más duro que enfrenta el ex gobernador. Como es una variable que no se puede manejar con intenciones ni voluntad, por ahora trabajan y maniobran para conseguir resultados técnicos. Por el lado de Sapag, se sabe que está determinado a trabajar su reelección, y que no se descarta una estrategia de alianzas con otras fuerzas (Recrear, el peronismo, o ambos).

* En el UNE, mientras tanto, se trabaja en múltiples direcciones. Una es el empuje nacional que daría el evento programado para noviembre por la CTA, donde la intención es crear una fuerza nacional. Otra es la construcción de UNE en distintos distritos, como ocurrió este jueves en Centenario, donde sumaron al partido a una agrupación vecinal que se había formado a su vez de un desprendimiento del MPN. Pero lo más importante, a lo que se apuesta más fuerte, es a la candidatura a intendente de Mariano Mansilla.

Comentá la nota