Molina: "Tiene que haber una política de Estado"

La subdirectora de Políticas de Género del municipio, Mónica Molina, reclamó al vicepresidente 1º de la Cámara de Diputados, Juan Ramón Garay (PJ), "una política de Estado provincial con el tema de la trata".
Fue cuando Garay la llamó para solidarizarse por las amenazas recibidas.

"Me dijo qué necesitaba y le dije que traten alguno de los cuatro proyectos sobre el tema que hay en Diputados", dijo la funcionaria.

Molina sostuvo que "no hay que tener miedo y hay que seguir trabajando con firmeza como hasta ahora porque no estamos haciendo nada fuera de la ley y de los tratados internacionales". Lo dijo luego de que el miércoles a la tarde la amenazaran de muerte, episodio que la funcionaria municipal vinculó a su tarea en la lucha contra la trata de personas.

"Era previsible porque estamos tocando intereses y eso molesta, pero hay que actuar con convicción y no desviar el eje por esta amenaza", dijo, y subrayó que "actuamos de acuerdo a los derechos y obligaciones que nos caben como funcionarios y no vamos a dejar de hacerlo".

Molina explicó cómo la amenazaron. Contó que "ayer (miércoles) me llamó personal de la Subdirección para decirme que a las 19 horas habían recibido un llamado preguntando si estaba yo y que al no encontrarme allí dijeron que me iban a cortar el cogote y que me iban a colgar la cabeza junto con la bandera para que flameara en el mástil del municipio. De inmediato me comuniqué con el fiscal de la UFASE, Marcelo Colombo, quien me aconsejó hacer la denuncia en fiscalía y que el tema tome estado público. También hablé con el intendente y luego me llamó el ministro de Gobierno y el jefe de Policía".

La subdirectora dijo que "hay que tomarlo con tranquilidad, es parte de los riesgos que se corren".

Analizó que "es probable que se relacione con el último hecho" ocurrido el pasado fin de semana, cuando a raíz de una denuncia presentada por Molina, Gendarmería Nacional rescató a una adolescente de 17 años de un cabaré reconvertido en pub y detuvo a la dueña del local.

Comentá la nota