Molina se retractó con Madres y dice que "pusieron" palabras en su boca

Molina se retractó con Madres y dice que "pusieron" palabras en su boca
La médica cubana explicó que nunca quiso ofender a las Madres de Plaza de Mayo y que un diario "publicó algo que no dijo". En un cruce telefónico con la titular de Abuelas, aclaró que nunca habló de "pañuelos blancos". Hebe de Bonafini no opina.
"No sé por qué publicaron algo que yo no dije". La médica cubana Hilda Molina se mostró indignada en diálogo con Radio 10 por la entrevista que publicó el Diario Perfil, donde ella aseguraba que nunca pediría ayuda a las Madres de Plaza de Mayo por "reverenciar otras dictaduras".

Las efusivas palabras de Molina -que ahora supuestamente no dijo- habían provocado una inmediata réplica de la titular del Abuelas, Estela de Carlotto. "Me he enterado de los dichos de la señora, me sorprende que una abuela que cumplió el deseo de reencontrarse con sus nietos se dedicara a hacer declaraciones políticas", había iniciado el diálogo radial Carlotto, quien una vez enterada de las declaraciones de la neurocirujana le pidió "hacer silencio" y "disfrutar de su familia".

En un breve comuniación con Criticadigital, Hebe de Bonafini expresó su postura y prefirió no dar más detalles. "Yo de eso no voy a contestar nada. No le quiero dar ninguna importancia porque esa mujer para mi no vale nada", dijo a este medio.

En un cruce telefónico con Carlotto, Molina aclaró que no tuvo la intención de ofender a las Madres y, para dejarlo en claro, le pidió a Carlotto que aceptara reunirse con ella para hablar cara a cara de la situación en Cuba.

Desde el otro lado de la línea, la presidenta de Abuelas accedió al pedido y también aprovechó para aclarar que ella nunca la trató de "indeseable", palabra utilizada para referirse a los opositores dentro de la Isla.

Una vez aclarados sus dichos, la cubana insistió con que su intención es reconocer a aquellos que lucharon contra la "dictadura" de los hermanos Castro, con "el mismo reconocimiento que tuvieron quienes se enfrentaron a dictaduras de derecha".

"Yo no he hablado del pañuelo, remarcó. Es inaceptable que lo pongan en mi boca". La médica, que después de 15 años se reencontró con su familia radicada en la Argentina con una autorización del gobierno, dijo que se "disgustó mucho" con la discusión que se generó con Carlotto y que por ello quería explicárselo personalmente.

"No pongan palabras en mi boca que yo no he dicho", volvió a remarcar una vez finalizado el diálogo.

Comentá la nota