Molas: directores admiten falta de medicamentos, insumos y personal

Los directores del hospital "Dr. Lucio Molas" fueron ayer a la asamblea de los trabajadores de la salud. Fueron recibidos con aplausos. En un acalorado debate, admitieron que en el hospital faltan personal e insumos y que hay atrasos en la compra de medicamentos que afectan a los pacientes.
"Estamos hartos del discurso ’se hace lo que se puede con lo que se tiene’. Esto es salud, hace falta inversión, plata. Los pacientes no pueden esperar un mes y medio un medicamento. No es una licitación para hacer un camino", les dijeron en la asamblea que reunió a más de un centenar de trabajadores. Un jefe de sector que, aclaró, concursó su cargo, afirmó que el 4 de septiembre del año pasado elevó una nota porque faltan insumos para su área y todavía ni siquiera recibió una respuesta.

La directora Ana Alday, el director asociado Diego Fanfliet y el director contable Oscar Cerinignana admitieron la mayoría de las deficiencias. Pero le tiraron la pelota "al nivel central", hacia donde elevan los pedidos y demandas de insumos. Dijeron que dependen del depósito de medicamentos y que la provisión no es normal por el atraso en las licitaciones.

Dar la cara

"Nosotros somos los que ponemos la cara. Nosotros le tenemos que decir a la gente que no hay medicamentos o que no los podemos atender. Eso es lo que genera violencia", dijo una enfermera en la asamblea de ayer.

Durante más de dos horas los directivos escucharon e intercambiaron opiniones con los trabajadores. El hall del hospital fue copado masivamente por los trabajadores, que ayer estaban de paro, en el marco del plan de lucha por una mejora salarial.

El secretario general del SITRASAP (Sindicato de Trabajadores de Salud), Carlos Ortellado, actuó de moderador de la asamblea. Los directores habían sido invitados el miércoles, pero no fueron. Ayer, aparecieron a las 8:30 horas y fueron recibidos con algunos aplausos por esa actitud.

El tema de seguridad insumió buena parte del debate. Es porque el sábado pasado se repitieron incidentes en la guardia, con familiares de un baleado que patearon puertas y agredieron a los profesionales y la Policía actuó, llegando a efectuar disparos y a desalojar el lugar.

Las profesionales y las enfermeras pidieron protección y mejorar la seguridad del lugar. El director Fanfliet hizo una autocrítica por no haber salido a respaldar públicamente a los trabajadores víctimas de ese episodio y se diferenció de la postura del subsecretario de Salud, Luis Ordóñez, que lo minimizó como "una situación atípica".

"El subsecretario dice eso pero no que faltan insumos. Entonces nos expone a la violencia, nos enfrenta con la sociedad. No es cierto que lo que pasó es un hecho aislado", confrontó otra trabajadora del hospital.

"Faltan recursos humanos e insumos en todos los sectores. Y faltan médicos porque los sueldos son insuficientes", planteó otro.

Reconocimiento

El director Fanfliet fue el que reconoció abiertamente la situación que vienen advirtiendo los trabajadores desde hace mucho tiempo. "Es cierto que faltan enfermeros y asistentes sociales. Es cierto el déficit de insumos y materiales. Pero hemos dado algunas respuestas. Lo planteamos a nivel central, todos los días estamos hinchando las pelotas", dijo al calor de los cuestionamientos.

"Hasta hemos estado corrigiendo licitaciones públicas, un trabajo que no es el nuestro, para que las cosas estén", matizó.

"A las autoridades se les informa. No soy un político, yo también hago guardias en el hospital. Como un trabajador del hospital, trato de solucionar los problemas", descargó. "Está todo planteado, lo que falta lo pasamos a nivel central. No tengo una caja fuerte con dinero para salir a comprar cosas", apuntó.

Sinceridad brutal

En otro tramo de la asamblea, un médico sostuvo que "falta inversión, se necesita plata para la sociedad. Se hace lo que se puede con lo que se tiene. Eso es lo que nos dice el Gobierno. Esa es la política de salud. Así de brutal. Estamos hartos de eso, acá hay que poner recursos. No vamos a seguir convalidando ese discurso". "Vamos a hacer un muro y vamos a seguir encerrados", reflexionó una enfermera.

El contador Cerinignana reconoció que hay dificultades en la provisión de medicamentos, pero responsabilizó al depósito del Estado que los provee, y lamentó que la propia dirección del hospital tiene limitaciones para la adquisición de otros insumos.

Ante estos descargos, una profesional lo cruzó porque "está la vida de los pacientes de por medio, hay gente que tiene tratamientos oncológicos y se quedan sin medicamentos en tratamientos que son prolongados, después sale más caro reiniciarlos".

El médico Roberto De Martini, del gremio, contundente, sintetizó: "La salud pública está sumida en la desorganización. No pueden tener un sillón para hacer la plancha, hay que hacerse cargo. Hay que tomar decisiones políticas. El diagnóstico es pésimo. Y va a ser mortal".

Ortellado aportó al resumen. "Falta gente y plata. No entienden que acá se está hablando de salud y esto va para peor. No se puede esperar un mes y medio para una licitación. No es una licitación para abrir un camino", concluyó.

Comentá la nota