A modo de despedida

Durante estos cuatro años en que nos desempeñamos como Concejales, hemos trabajado con la mirada puesta en lo que nos pareció que era beneficioso para nuestro pueblo, sin egoísmos ni mezquindades, con coherencia y sin obsecuencia.
Nuestra labor en el Bloque se desarrolló con discusiones, discrepancias y consensos, dejando cada uno de nosotros algo de sí en beneficio del conjunto. Nunca hicimos prevalecer intereses personales o de Partido sobre lo que consideramos que es ético, moral o que afectaría el mandato que nos dieran nuestros votantes.

Si de algo podemos sentirnos orgullosos es que, luego de nuestro paso por este Concejo, vamos a poder caminar las calles de Salto sin bajar la vista ni cambiar de vereda, ya que somos concientes que lo que no pudimos hacer fue producto de nuestras imperfecciones, o porque encontramos obstáculos infranqueables, a veces impuestos por la realidad y otras veces por prácticas que nos impuso la vieja política, desdibujando prácticas democráticas que como pueblo supimos conseguir.

Dejamos como prueba de lo hecho, Ordenanzas y Proyectos que reflejan el interés de servir a nuestros vecinos y no servirnos de ellos. Nunca factores de presión, de poder o de Partido condicionaron nuestro accionar.

Lo que acabamos de decir se ve reflejado en:

Ordenanza referida a la creación de un Fondo Solidario destinado a la puesta en marcha de un Banco Solidario.

Ordenanza incorporando al H.C.D la Comisión Permanente en Defensa de los Derechos Humanos.

Ordenanza instalando en el H.C.D el Concejo Deliberante Estudiantil.

Proyecto de Decreto solicitando se instituya la Banca Abierta al Ciudadano.

Ordenanza imponiendo a dos calles de nuestra ciudad los nombres de Hamlet Lima Quintana y Armando Tejada Gómez.

Resolución repudiando el Proyecto de Ley sobre Jubilaciones de Privilegios para Intendentes.

Ordenanza prohibiendo en el distrito de Salto el uso en los comercios de bolsas de material no biodegradable.

Ordenanza sobre el Libre Acceso a la Información Pública

Proyecto de Ordenanza solicitando la Declaración Jurada Patrimonial de los funcionarios municipales.

Proyecto de Ordenanza ampliando la licencia por paternidad del personal municipal.

Ordenanza implementando el programa "Ambientes Libres de Humo del Tabaco".

Proyecto de Resolución solicitando la creación de la Oficina Municipal de Informes al Consumidor.

Proyecto de Resolución y adhesión al Programa Provincial de Composición Amigable y Resolución Comunitaria Alternativa de Conflictos.

Proyecto de Decreto para implementar las Audiencias Públicas.

Proyecto de Ordenanza creando en el ámbito de la Municipalidad de Salto la Comisión Paritaria de Negociación Colectiva.

Ordenanza imponiendo el nombre de "Presidente Raúl Ricardo Alfonsín" a la arteria denominada "Coronel Federico Rauch".

Proyecto de Ordenanza creando el Programa Municipal "Jugando al Ajedrez".

Proyecto de Ordenanza sobre Alumbrado Público

En definitiva, nuestro norte fue tratar de alcanzar una mayor participación ciudadana en la cosa pública, en un marco orgánico y con criterios integradores.

Como dice la vieja canción de "Vox Dei": " Todo concluye al fin / nada puede escapar / todo tiene un final / todo termina..."

Hoy llegamos al fin de nuestro mandato sin tener nada de que avergonzarnos, orgullosos, enteros, limpios, pudiendo mirar a la cara a nuestros vecinos, a nuestros amigos, pero fundamentalmente a nuestros hijos.

Esperamos que las autoridades que manejen en el futuro la actividad de este Concejo puedan volver a reinstalar en el imaginario popular la categoría de HONORABLE que alguna vez tuvo este Cuerpo, porque es necesario recuperarlo para devolverle el valor que deben tener las Instituciones de la República.

Esto es, ni más ni menos, que recuperar la actividad política como la única arma capaz de producir los cambios necesarios para mejorar la calidad de vida de la gente, privilegiando al conjunto y no a los amigos y respetando los roles sociales que cada uno tiene.

Es lindo soñar pero...los sueños continuarán siendo sueños si no trabajamos con los pies sobre la tierra, afrontando la realidad con un alto nivel de compromiso, con responsabilidades compartidas, sin mezquindades ni obsecuencias, desterrando los paternalismos autoritarios.

Recordemos que los grandes sueños no sólo requieren grandes alas, sino la firme convicción de realizarlos.

Este pequeño documento no pretende abarcar la totalidad de nuestro trabajo. Solamente queremos despedirnos de este Recinto, dando una muestra testimonial de lo hecho, para que sea juzgado por nuestros convecinos, pero fundamentalmente por aquellos que con su voto nos dieron el honroso compromiso de representarlos en las bancas que hoy dejamos.

Comentá la nota