Modificarían el proyecto del Código Contravencional

Para evitar polémicas y lograr consensos, la anunciada reforma podría sufrir modificaciones antes de ser debatida en la Legislatura.
Después del anuncio realizado durante un seminario de Seguridad Pública por el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, de que en breve se presentará para ser debatido en la Legislatura bonaerense, un proyecto de reforma del actual Código Contravencional (Ley 8031), que data de 1973, aunque se le hicieron varias enmiendas que actualizaron parte de su articulado, las aguas se calmaron.

Tras sendas consultas realizadas por LA CAPITAL en los ministerios de Seguridad y Justicia, y en la propia Gobernación, se obtuvieron diversos elementos que llevan a la presunción de que las modificaciones postuladas por el titular del Ejecutivo provincial atraerán más de una polémica. Pero para evitarlas, y lograr mayor consenso, algunas de las propuestas originales se morigerarían, por lo que el proyecto antes de llegar a la Legislatura podría sufrir nuevas modificaciones.

Apenas se realizó el anuncio, desde distintos sectores, se comenzaron a deslizar críticas, principalmente, porque se considera que la nueva reglamentación podría otorgar mayor poder a la policía y que se abre la posibilidad de reprimir o declarar infracción, con las consecuencias legales y económicas que ello presupone, la realización de cortes de calle y rutas, llevar el rostro tapado o atentar de algún modo contra alguna autoridad.

Comportamientos amenazantes

En un párrafo del anteproyecto de Reforma, se describen los denominados "nuevos comportamientos urbanos amenazantes", que "ponen en riesgo la seguridad de las personas" y "son preparatorios de la comisión de delitos".

Y seguidamente se los enumera, tras presentarlos con la recomendación de "más rigor" en la prevención de quienes, de manera amenazante, realizan las siguientes conductas: ocultan su rostro, obstruyen la libre circulación; compren un objeto de valor a un menor; merodeen próximos a bienes o personas; exijan dádivas; cuiden sin autorización vehículos en la vía pública y porten cualquier tipo de arma.

Por otra parte, se consideran infracción los "escraches" y agresiones contra funcionarios públicos, además de la mendicidad, la prostitución, la venta de alcohol a menores, las riñas y la perturbación del espacio público, así como la profanación de sepulturas.

También se penan, además de las provocaciones o incitación a pelear, "las molestias ocasionadas en la vía pública o escarnio a que se sometiera a una persona agravándose en los casos en que la víctima fuera funcionario público, personas de culto, ancianos, enfermos mentales, mujeres y niños".

Nuevas figuras y sanciones

Asimismo, que se incluye en esta nómina a "la ofensa a la decencia pública" y, en el caso de agresiones físicas, será considerado agravado "por la participación en grupo".

Igualmente, contempla la circunstancia de que el padre o tutor de un menor de edad "no provea injustificadamente al menor la instrucción educacional obligatoria o admita su abandono".

Por otra parte se considera como parte de esta conducta "la tenencia de animal peligroso o salvaje, agravándose cuando ocurriera en la vía pública así como cuando éste atacare o hiriere a alguna persona".

Con respecto a cómo se penarán esas conductas disvaliosas, el nuevo código establece sanciones pecuniarias y de arresto de hasta 45 días, pero también podrá imponerse la realización de tareas comunitarias. En tanto, se confeccionará un registro de contraventores y la reincidencia o la "habitualidad en la contravención" agravarán la pena.

Uno de los puntos más polémicos es la propuesta de disminuir la edad de imputabilidad a 14 años (actualmente, es de 16). además de preverse un procedimiento especial con intervención del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil para la aplicación del régimen contravencional. Se destaca que no procederá la sanción de arresto para los menores, sino que se establecerán "sanciones educativas".

Esta suma de nuevas conductas típicas que merecen la calificación de infracciones o faltas han llevado a que el articulado del actual Código de Faltas se eleve en casi 20 artículos más (en total, 168), descontando los reemplazados en la normativa aún vigente.

Comentá la nota