Modificarán reglas del servicio de remis para reforzar la seguridad

"Nos vamos conformes" señaló ayer Claudio Gaffet, vocero de los remiseros que en comisión se reunieron con el secretario de Gobierno, Guillermo Almirón, para avanzar en medidas de seguridad y prevención, luego de la ola de asaltos que los trabajadores de ese sector sufrieron durante las últimas semanas. Por ahora, no quisieron darse a conocer cuáles serán las posibles modificaciones que registraría el servicio.
Aunque el municipio de Comodoro Rivadavia no tiene injerencia en la órbita de la seguridad, sino que es un problema que involucra directamente al Ministerio de Gobierno y Justicia de Chubut, la reunión de ayer entre el secretario de Gobierno de la comuna y los representantes del sector de los remiseros, se dio en el marco del reclamo que los trabajadores habían protagonizado el lunes en las puertas del edificio municipal, en Moreno y Rivadavia.

Los remiseros se fueron "conformes" de la reunión de ayer, lo mismo que Guillermo Almirón quien tuvo un balance positivo respecto a la reunión porque "se pasó de la bronca al trabajo", sostuvo. De hecho, se acordó un nuevo encuentro el jueves que viene.

Uno de los puntos a definir en esa instancia serán las medidas policiales, como el despliegue de retenes -que actualmente están intensificando- y la disposición de un mayor número de efectivos en la calle, teniendo en cuenta que a partir del martes se incorporarán 80 agentes a Comodoro Rivadavia. Sin embargo, tales medidas corren por cuenta de la Unidad Regional de Policía y el Ejecutivo municipal sólo puede acompañar los reclamos del sector.

El vocero de los remiseros, Claudio Gaffet, señaló la "muy buena predisposición" del Ejecutivo y manifestó: "hay cosas que vamos a ir limando entre todos, y creo que la vamos a sacar adelante". Mas allá de lo dicho, el remisero se mostró reticente a develar cuáles fueron las demandas que caen bajo la responsabilidad del sector.

Gaffet respondió: "las cosas que nos pidieron quedan entre nosotros, se manejan entre el Ejecutivo, la Dirección de Transporte y nosotros", y pese a que reconoció que los remises levantan pasajeros en la calle, violando la reglamentación, eludió responsabilidades en ese punto.

Argumentó, por una parte, que "reglamentariamente no tendríamos que levantar pasajeros en la vía publica, pero los taxis no trabajan de noche, no contamos con ellos, somos mayoría de remiseros, por lo que seguimos levantando gente en la calle con la precauciones del caso: que no sean menores conocidos en el ambiente o personas sospechosas y hasta lamentablemente discriminamos por portación de rostro".

Gaffet también consideró: "la inseguridad no es por eso (levantar pasajeros en la calle), es más, muchos de los hechos que ocurrieron últimamente son casos de gente que fuimos a buscar a alguna dirección o que subió al auto en la agencia. No se puede decir que la seguridad pasa por ahí", subrayó.

EL GPS QUEDO EN EL PASADO

El vocero de los remiseros, quien es el mismo que ocupó ese rol durante los reclamos de 2008 que derivaron en un petitorio, que entre sus siete puntos establecía la requisitoria del sistema satelital GPS, descartó de plano tal exigencia en esta oportunidad. Agregó que se buscan otras alternativas más efectivas y menos costosas. "Lo vamos a ir trabajando con el tiempo y sobre la base de los resultados de lo que estamos haciendo", indicó.

Guillermo Almirón, por su parte, recordó que mientras hay muchos puntos que la órbita municipal no puede canalizar, sí se avanza en el acuerdo de modificación de las reglamentaciones del servicio, para lo que valoró el hecho de que los remiseros estén de acuerdo. Consideró que "muchas veces es difícil obtener el acuerdo de parte de un sector amplio que tiene distintas organizaciones gremiales, y es difícil también encontrar las voces que armen una mesa de trabajo. Eso es lo que hemos logrado y ya es un avance enorme respecto a los episodios de 2008 y este último del lunes", señaló.

Bajo ese panorama entonces es que ambas partes desarrollan una agenda de trabajo conjunta donde se avanzara en las modificaciones del servicio que conduzcan a eliminar las posibilidades de violencia y delitos.

Comentá la nota