Modifican ordenanza en General Acha

La decisión de los ediles fija un precedente, debido a que modificaron el artículo de una ordenanza a conveniencia exclusiva de un local en particular. También extendieron una hora el horario de los cafés y pubs.
Finalmente, el dueño del boliche y el grupo de jóvenes que lo apoyaron se salió con las suyas. El Concejo Deliberante modificó el artículo seis de la ordenanza que regula la nocturnidad en la ciudad, y con ello habilitó el local bailable situado a cien metros de la Escuela Normal Superior. Lo hizo en la última sesión ordinaria que contó con la presencia de bolicheros y una veintena de chicos.

Más allá de que en un principio hubo ediles que se oponían, modificaron exclusivamente la ordenanza para que ese local pudiese abrir sus puertas como boliche. Lo que indudablemente fija un precedente en General Acha.

En tal sentido, bien puede ahora un comerciante o cualquier empresario solicitar que se modifique esta u otra ordenanza que considere que lo perjudica, y los concejales estarán obligados a dar las mismas respuestas que al dueño del boliche. Es que, pareciera ser que legislaron en función de los intereses de ese local bailable.

Otro de los aspectos que también es contradictorio o al menos desprolijo, es que además de la modificación de ese artículo de la ordenanza de nocturnidad, también deberán cambiar lo que establece el código urbanístico de la localidad. Que al igual que esa ordenanza, prohíbe que un boliche funcione a cien metros de un establecimiento educativo.

En contra.

Alejandro Odasso opinó que "no es posible que modifiquemos una ordenanza sobre la base de la conveniencia o no de un caso concreto o particular. Lo casuístico sede ante la norma genérica, que en este caso es la ordenanza".

"No comparto el criterio -continuó el edil de la oposición- que se tomó para sacar la veda que prohíbe que los boliches funcionen a cien metros de los establecimientos educacionales. No es un capricho, hay una resolución -la 528/72- del ministerio de Educación que contempla estas cuestiones, a los fines de resguardar a quienes concurren a las escuelas, de posibles consecuencias no queridas que generan algunos locales bailables, ya que genéricamente esto es así".

A favor.

Excepto Odasso, el resto de los integrantes del cuerpo votaron a favor de la modificación del artículo sexto. En el caso puntual de Norma Ortíz, la edila argumentó que "no perjudica para nada lo que se refiere a la prohibición de la apertura de locales bailables a cien metros de establecimientos educativos". También dijo que "debemos tener en cuenta que en 1972 los horarios de apertura y cierre de los boliches eran otros. De modo que creo que no hay fundamentos para que haya un local bailable a cien metros de una escuela, debido a que no tienen los mismos horarios".

Votación.

La modificación del artículo seis de la ordenanza fue aprobada por mayoría, ya que el edil Alejandro Odasso (Frepam) fue el único que se opuso. Mientras que la justicialista Mónica Obholz se ausentó al inicio de la sesión por razones de fuerza mayor.

Los concejales también resolvieron por unanimidad fijar que los dueños de los boliches podrán solicitar extensión horario una sola vez por mes, siempre y cuando fundamenten debidamente por qué la peticionan.

Por otra parte, los miembros del cuerpo también coincidieron en extender una hora más el horario de los cafés y pubs, con el objeto de que los chicos que quieran tomar un café o seguir reunidos con sus amigos después de salir de los boliches, puedan hacerlo sin impedimento alguno. De esta manera los dueños de ese tipo de locales podrán abrir hasta las 2 de lunes a jueves, y hasta las 5 de viernes a domingo.

Comentá la nota