Se modifica la fisonomía de varios barrios tradicionales

Sectores de la ciudad en los que tiempo atrás sólo había casas y/o chalets, cuentan ahora con edificios de propiedad horizontal. Razones de seguridad y de costos acrecientan el interés por las obras en marcha.

Al recorrer Mar del Plata, al margen de lo que se visualiza en la costa y en menor medida en la zona céntrica -donde los lotes baldíos escasean- es posible advertir que la construcción de edificios de propiedad horizontal es cada vez más frecuente no sólo en el macrocentro sino también en zonas en las que, hasta hace poco tiempo, existían únicamente casas y/o chalets.

Chauvín, La Perla, San José y Nueva Pompeya -por citar algunos- figuran entre los barrios que, en los últimos años, modificaron notoriamente su fisonomía, si bien respetando las restricciones que impone el Código de Ordenamiento Territorial (COT) en cuanto a la cantidad de pisos permitidos.

Teniendo en cuenta que interesados en comprar no faltan, para las empresas que construyen, levantar edificios en esos sectores aparece, cuanto menos, como una franca posibilidad de hacer buenos negocios.

Sabido es que la ciudad, más allá de los aportes que representaron los planes de viviendas encarados por las autoridades provinciales y/o nacionales, continúa teniendo un importante déficit habitacional. Si a ello se agrega que el precio de los alquileres subió mucho, es fácil inferir que no son pocas las personas interesadas en gestionar créditos hipotecarios que les permitan lograr los fondos que necesitan para hacerse de una vivienda propia y pagarla a varios años.

¿Por qué muchos piensan radicarse en los barrios? No hay un único motivo. Por un lado están los que, por razones de seguridad, están dispuestos a dejar sus casas y a instalarse en departamentos que estén ubicados, si bien no en pleno centro, en zonas residenciales, en lo posible no demasiado alejadas. A la hora de comprar, el costo de las propiedades es otro de los factores que se tienen en cuenta; obviamente, no es lo mismo adquirir una vivienda en el sector costero, adonde el metro cuadrado se ha llegado a comercializar a unos 2.500 dólares, que hacerlo en un barrio, adonde se exige pagar aproximadamente la mitad.

En el barrio Chauvín, Roca entre Córdoba y Santiago del Estero es una cuadra que está experimentando una gran transformación, ya que son varios los lotes baldíos en los que en poco tiempo más se iniciarán construcciones. Karina Laborde, que vive en una casa que linda con una obra ya en marcha, sostuvo que "es indudable que el aumento de la población hace que se construyan cada vez más edificios; creo que hay mucha gente que si bien prefiere vivir en un barrio, por razones de seguridad, en vez de una casa o chalet, opta por un departamento".

Opiniones

El martillero Miguel Angel Valencia, que -entre otras propiedades- tiene a la venta el edificio que está siendo construido en La Rioja 3262, sostuvo que "es indudable que cada vez hacen falta más viviendas; si los créditos fuesen más accesibles se edificaría mucho más, ya que existiría una demanda mayor". Agregó: "En nuestro caso, hace ya varios años que advertimos que, para los marplatenses, había necesidad de generar buenas unidades que no estuvieran en el microcentro; la zona delimitada por Dorrego, Güemes, Rodríguez Peña y Libertad se está desarrollando mucho con edificios de buena calidad; Chauvín, por ejemplo, es uno de los barrios que más buscan aquellos que, sin estar en el centro, desean vivir cerca de él; si el COT fuese un poco más flexible en cuanto a la cantidad de pisos que es posible edificar (en algunas zonas no se permiten más de cuatro) la construcción tomaría aún mayor auge; al que vende un lote, más que con alguien que planea construir un chalet le conviene negociar con quien va a levantar un edificio ya que es probable que esté dispuesto a pagarle más", admitió.

Néstor Tornato, responsable de la inmobiliaria ubicada en Carlos Tejedor 715 (una de las que comercializa el edificio que se levanta en Roca 2546) dijo por su parte que "a raíz del déficit habitacional que tenemos en Mar del Plata se sigue construyendo bastante; en los barrios, teniendo en cuenta que los precios son más bajos que en el centro y/o la costa y que la calidad de la construcción es muy buena, los departamentos que se están haciendo en general tienen gran aceptación ya que hay mucha gente que, por razones de seguridad, no quiere vivir más en casas".

Comentá la nota