Un moderno edificio vidriado, detrás de una histórica fachada.

El vicegobernador presidirá hoy el inicio de las obras de construcción en la ex Brigada. La fachada del tradicional inmueble será conservada. El nuevo local cobijará el recinto de sesiones y una sala de convenciones.
Lo moderno y lo antiguo se conjugarán en el nuevo edificio del Poder Legislativo que, a partir de hoy, comenzará a construir la empresa Tensolite SA por un monto de $ 93,8 millones.

A las 8, con una pequeña ceremonia que presidirá el vicegobernador, Juan Manzur, se pondrán en marcha los trabajos en los predios de la ex Brigada de Investigaciones, en la esquina de avenida Sarmiento y calle Muñecas. El padre Jorge Gandur bendecirá el inicio de la obra durante el acto, al que fueron invitados legisladores de las distintas bancadas y funcionarios de los poderes Legislativo y Ejecutivo.

Por tratarse de un inmueble protegido por la Ley de Patrimonio Histórico, el proyecto ejecutivo diseñado por el estudio porteño Peralta Ramos-Sepra (sigla de Sánchez Elía, Peralta Ramos y Agostini) Arquitectos SA prevé integrar la vieja fachada del edificio con una moderna construcción, vidriada en su frente hasta el cuarto piso.

La nueva sede cobijará las oficinas administrativas y los despachos para los 49 legisladores, además de espacios para una biblioteca, para el recinto de sesiones; para un salón de convenciones con capacidad para 2.000 personas y para cocheras cubiertas. El edificio se proyecta como un prisma rectangular de aproximadamente 22 metros de frente sobre Sarmiento y de 72 metros de profundidad sobre Muñecas, dejando un amplio espacio libre circundante que será parquizado, salvo sobre calle España donde se proyecta un estacionamiento vehicular. Este hecho, precisamente, encendió una polémica con los vecinos de la zona, ya que la plazoleta Humberto Viola devendrá en un estacionamiento abierto.

Según el proyecto que comenzará a ejecutarse hoy, se prevé integrar la fachada de la ex Brigada (que debe ser conservada y respetadas sus seis ventanas y la puerta central) mediante una "plaza seca" (tendencia arquitectónica que se utiliza para mantener espacios públicos sin vegetación). No obstante, aún no se proyecta tornar funcional el tradicional inmueble. Por ello, la entrada al público se hará por Muñecas.

La documentación aprobada por el Tribunal de Cuentas (TC) aclara que la empresa encargada de la obra no podrá demoler los 30 metros de frente del tradicional edificio, situados sobre avenida Sarmiento; y los siete metros de fondo sobre calle Muñecas. "La construcción del nuevo edificio hacia el norte no podrá obviar el patio intermedio y, para la construcción de dicho edificio, deberá respetarse rigurosamente el condicionamiento según el cual no puede ser erigido a una distancia menor a los 28 metros de la línea municipal sobre avenida Sarmiento y no menor a los 15 metros sobre calle Muñecas", estableció el organismo de control en su Acuerdo Nº 443, firmado el 23 de febrero.

Los fondos para la concreción del proyecto, que demandará al menos 24 meses de trabajo, no fueron incorporados al presupuesto de la Legislatura para este año, por lo que el Poder Ejecutivo deberá asignar las partidas correspondientes a medida que avancen las tareas. Para posibilitar la construcción de la nueva sede, en junio de 2008 los legisladores (con excepción del radical José Cano) autorizaron al vicegobernador a contratar en forma directa al estudio que diseñó el proyecto y a la empresa que edificará el inmueble. A su vez, la mayoría parlamentaria facultó a Manzur a comprar sin necesidad de llamar a licitación pública el mobiliario necesario para equipar el futuro local.

"Los precios asignados a cada ítem se corresponden con la complejidad del edificio", señaló el Tribunal de Cuentas al momento de aprobar la inversión.

Comentá la nota