El modelo ’09 es de “bajo consumo”

Un trabajo realizado por el Cerx indica que el 98,7 por ciento de los consumidores planea controlar más o igual sus gastos. No asumen la idea de “consumir más” que lanzó la Presidenta.
En el marco de una situación de incertidumbre generada por la crisis internacional y por los propios problemas de la economía argentina, el año comenzó con prudencia por parte de los consumidores y todo indica que continuará así. Un trabajo realizado por el Centro de Economía Regional y Experimental (Cerx) señala que, aunque una de cada tres personas cree que en 2009 le irá mejor que en 2008, el 98,7 por ciento de los consumidores tiene planeado controlar más o igual sus gastos de los que lo hizo el año pasado.

Con estas expectativas parece difícil que se cumpla el pedido de la presidenta Cristina Fernández y de varios de sus funcionarios que salieron a pedir que no se frene el consumo para, de esa manera, cuidar el empleo y la producción. “La tendencia que se impone es moderarse en el consumo, ahorrar más y endeudarse menos”, señala el documento elaborado por los economistas del Cerx.

La estimación de la entidad es que el consumo privado crecerá 1,9 por ciento este año, por debajo de las necesidades del mercado interno, pero “lo suficiente” para permitir a muchas empresas “readaptarse a la economía que impone la crisis financiera internacional y los vaivenes en el mercado doméstico”. Ya durante 2008 el consumo creció por debajo de las estimaciones oficiales: para el Cerx lo hizo el cinco por ciento, mientras que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) cerró con una proyección de poco más del siete por ciento.

Entre los factores que se apuntan como causas de la caída del consumo están: más despidos, más ahorros, más inflación y menos ingresos. En el primer caso se cuentan las empresas que arrancaron el año ajustando sus planteles para enfrentar la baja de la demanda. Para el Cerx, incluso aquellas chicas que “aguantan” a sus empleados por la alta incidencia que significa un despido en su ecuación de costos podrían sumarse a las que ya comenzaron con bajas.

“Como la base para sobrevivir en una economía de bajo consumo es la diferenciación, a pesar de la crisis, las Pymes que tienen resto financiero están realizando inversiones de capital para mejorar su competitividad”, subraya el trabajo que prevé que el desempleo aumentará a 9,3 por ciento durante los próximos meses, lo que significaría unos 219.630 nuevos de- sempleados en el año. El 24,6 por ciento de los asalariados teme perder su empleo, lo que convalida que gasten menos.

Respecto del ahorro, se plantea que no sería un problema sino fuera porque los argentinos eligen el dólar como refugio. También se analiza que, aunque el menor crecimiento de la economía desacelerará la inflación, “no la frenará”. Según las mediciones del Cerx en 2008 los precios minoristas subieron 27,1 por ciento, en tanto que para este año se espera un alza de 16,6 por ciento empujada principalmente por mayores precios en los servicios.

Además, la previsión es que, como en 2008, los precios este año le volverán a ganar a los salarios (el sueldo promedio subirá 13,1 por ciento en el año) y en el resultado final quedará “una caída en el poder adquisitivo del salario de 3 por ciento, que incidirá negativamente sobre el consumo”.

Para los especialistas del Cerx las políticas de crédito no serán “muy útiles” para empujar el consumo en esta coyuntura, porque si bien el nivel de endeudamiento del argentino es bajo (sólo 28 por ciento tiene algún tipo de deuda) es caro. “La gente se muestra desconfiada y sólo 19 por ciento piensa evaluar los créditos a tasa baja promovidos por el gobierno”.

En este contexto, el documento plantea que la inversión es el factor básico para sortear la crisis y aconseja que, para preservar el empleo, los ingresos y la actividad, “más que créditos para estimular el consumo, el gobierno debe empujar el financiamiento al sector productivo y generar condiciones para que las empresas puedan ser rentables con los actuales niveles de consumo

Comentá la nota