Un modelo que, por ahora, no está a medida de los bahienses

A un año de su instrumentación, el nuevo sistema no conforma a dos de cada tres habitantes de esta ciudad. La comuna y los empresarios, si bien reconocen que hay aspectos a mejorar, sostienen que el avance fue muy importante.
El sondeo de opinión que, en los últimos días, realizó LU2 Radio Bahía Blanca en distintos barrios de la ciudad, reflejó que dos de cada tres bahienses considera que el servicio de transporte público de pasajeros puesto en práctica hace un año es malo o regular.

El muestreo también dejó en claro que el incumplimiento de las frecuencias constituye el aspecto en el que más ponen el acento los usuarios, seguido por el estado de las unidades y los recorridos implementados.

"Las quejas más reiteradas tienen que ver con las frecuencias en que pasan los colectivos y, en algunos casos derivados de esta cuestión, en el incumplimiento de los recorridos.

"Hay veces que los choferes tienen que recuperar tiempo y optan por no pasar por algunos barrios. Este hecho también es resaltado por los usuarios, tanto como la falta de higiene en las unidades", indicó Bibiana Dicek, integrante de la comisión de Usuarios Testigos, que semanalmente se reúne en el ámbito del Concejo Deliberante.

Según Dicek, la comisión recibe cuestionamientos de todas las empresas, "aunque la mayor cantidad de casos están referidos a Plaza y Mayo".

"Las quejas se fueron incrementando con el tiempo y nosotros las elevamos a la comuna, para que, como encargada de hacer cumplir el pliego de bases y condiciones del servicio, las traslade a quien corresponda".

Asimismo, subrayó que "la gente no está conforme con el nuevo servicio, porque las falencias siguen siendo las mismas que con el anterior sistema".

"El cambio supuestamente era para mejorar, pero antes de la instrumentación del nuevo modelo, la mayoría de los bahienses podía salir confiado de sus hogares porque sabía que llegaba bien a la escuela o a su trabajo, cosa que hoy no sucede.

"Es más, hay quienes reconocen que se compraron una bicicleta o están ahorrando para un ciclomotor, porque se les hace imposible llegar a horario yendo en colectivo".

De todas maneras, rescató que hay líneas que han mejorado en los últimos meses, como la 513, la 505 o la 506, "aunque en ciertos horarios, porque las mayores falencias se evidencian en las horas pico".

También destacó que cuando se rompe un colectivo las empresas no mandan una unidad para reposición, "por lo que la ronda diaria se queda sin un vehículo para cumplirla, con los consiguientes atrasos en el servicio".

Dicek resaltó que, de acuerdo con el pliego, las empresas Plaza y Mayo deben contar con 18 vehículos de reposición para cuando se rompe alguna unidad, "pero en la práctica esto no se cumple".

"Además, en las calles se evidencia que las unidades son cada vez más viejas, por lo que nosotros apuntamos a que se cumpla con lo que se especificó a la hora de concesionar el servicio".

Desde la comisión de Usuarios Testigos se solicitó que los micros tengan inscripto en su parte trasera el número de la línea a la que pertenecen, pero de acuerdo con lo indicado por Dicek, "tampoco se hizo efectivo, a pesar del compromiso asumido la última vez que nos reunimos".

Desde la comuna.

Para Maximiliano Celendano, director de Seguridad Vial de la comuna, en los últimos tiempos, "el nivel de reclamos se ha reducido".

"De todas formas, seguimos trabajando fuertemente con el control de las frecuencias, junto con el monitoreo del GPS, que permite detectar disfuncionamientos. Una vez detectados, más allá de los chequeos de rutina, se hace un control accesorio ligado al análisis que surge del GPS. Sobre eso se labran órdenes de servicio o actas de comprobación, en función de la irregularidad que se ha detectado".

--¿La empresa Plaza es la que acumula mayor cantidad de sanciones por incumplimiento de frecuencias?

--Se han labrado unas 700 infracciones en el año, que recaen sobre todas las líneas.

--Las compañías, ¿respetan la antigüedad de las unidades?

--Sí, las unidades que están en funcionamiento están dentro de las exigencias del pliego de bases y condiciones.

--Los ajustes de recorridos, ¿están terminados?

--Hay sectores barriales que manifiestan nuevas necesidades en razón de que la ciudad va creciendo y manifiestan diversos índices de demanda, diferentes a las que existieron. Esas situaciones estuvieron, están y seguirán estando, porque forman parte de la dinámica diaria de la circulación y la conectividad de una ciudad.

--Los empresarios dicen que, al aumentar la cantidad de kilómetros que recorren, no pueden cumplir con las frecuencias hasta tanto aumente la tarifa.

--Este es uno de los aspectos de análisis legal. Sobre ese punto no puedo tener un opinión formada sin el chequeo legal previo.

--Con el nuevo sistema, ¿viaja más gente?

--Tenemos diferencias en cuanto a las líneas. En algunas se ha producido un aumento en la carga de pasajeros, mientras que hay otras que han mantenido su promedio histórico.

--A un año de la puesta en marcha del nuevo esquema, ¿mejoró el servicio o hay temas pendientes?

--Mejoró en cuanto al parque móvil, a su planificación, en la capacidad que vamos a tener del control de la carga de pasajeros con el nuevo sistema de tarjetas magnéticas y queda por seguir trabajando en ajustar, a demanda y necesidad de los usuarios, determinadas líneas, sus recorridos y sus frecuencias.

--¿Cómo es la relación con las empresas luego de sus reclamos?

--La normal que existe entre el ente controlador y el prestador de un servicio.

--¿Llegan reclamos vecinales?

--Los niveles de reclamo no han aumentado fuertemente. Son los que venimos manteniendo en los últimos meses.

Paredes: "No colmamos nuestras expectativas"

Según Fernando Paredes, responsable de Transporte Automotor Plaza en nuestra ciudad, "el nuevo sistema, que es perfectible, constituyó un avance muy importante para la ciudad en materia de infraestructura en servicios públicos".

"Sabemos que, desde su génesis, el proyecto sufrió muchísimos cambios que impidieron la implementación del sistema original tal como había sido diseñado".

A su criterio, "todos estos cambios ocasionaron que, una vez iniciada la marcha, se produjeran constantes ajustes que impidieron a los prestadores desarrollar el mejor servicio posible".

"No obstante todas estas modificaciones que desajustaron un sistema ya algo desajustado, creemos que existen muchas posibilidades de mejora, siempre que las empresas, el municipio y los usuarios trabajen en conjunto y con responsabilidad".

Paredes abogó porque todos los actores involucrados, a la hora de sentarse a debatir para tratar de alcanzar un objetivo final, "breguen por un sistema razonable, que llegue a todo el mundo sin ser un servicio de remís".

De acuerdo con su opinión, "un sistema de transporte público debe ser principalmente democrático, autosustentable y capaz de unir las distancias de los que menos tienen para llevarlos adonde cubran sus necesidades".

"Sin duda, no colmamos todas nuestras expectativas respecto de la cantidad de pasajeros transportados ni los kilómetros recorridos, como así tampoco a alcanzar la excelencia en el servicio, pero creemos que se puede lograr un servicio óptimo. Sólo hay que trabajar en conjunto y en la dirección correcta".

Finalmente, Paredes consideró que "es importante aprovechar esta oportunidad y trabajar para mejorar, teniendo en cuenta que, luego de mucho tiempo en la ciudad, se logró adjudicar los servicios dentro de un marco de seguridad jurídica, mediante un contrato por diez años que regula derechos y obligaciones para las partes involucradas".

"Este marco jurídico alentó una gran inversión por parte de la empresa y la comunidad bahiense merece aprovecharla".

Saschrgorodsky: "El nuevo sistema tiene mucha más potencialidad que el anterior"

Adrián Saschrgorodsky, vocero de la empresa Rastreador Fournier, destacó que "el sistema sufrió un cambio importante y, si bien todavía tiene algunos aspectos a mejorar, hay muchas expectativas respecto del nuevo sistema de cobro de pasajes".

"Las empresas están cumpliendo bien con las frecuencias, aunque queda mejorar la calidad del parque rodante. Eso está muy vinculado con la mejoría en lo económico del sistema y, para darle mayor calidad de servicio a la gente y también cuidar los colectivos, habría que buscar alternativas, ya sea por vía de pavimentación de algunas calles o por la definición de alternativas para no tener que circular tanto por calles de tierra".

--¿El municipio no ha cumplido con algunas condiciones del pliego?

--Más que pensarlo en términos de cumplimiento, lo vemos como cuestiones de dinámica de implementación. En la práctica, se ha visto que algunas previsiones no resultaban viables tal como estaban previstas, por caso los cambios de recorridos que tienen que ver con las necesidades de la gente. Nosotros ponemos énfasis en el servicio orientado al pasajero.

--Ante el incremento de recorridos, ¿cuentan con las unidades necesarias?

--Esta empresa tiene las unidades necesarias, por eso se están cumpliendo las frecuencias. Solamente es cierto que no son de las características ideales en términos de la antigüedad, especialmente, pero eso está ligado al equilibrio y la sustentabilidad económica del sistema.

--¿Ustedes plantean una tarifa nueva para sumir el compromiso de mejorar las unidades?

--Más que cerrar en un valor determinado consideramos que es importante que se reconozca que el empresario no pide para sí un ingreso determinado, sino pensando en poder brindar una calidad determinada de servicio.

"Siempre que se piensa en mejorar la calidad hay que definir cuál es el costo de ese servicio".

--Con el nuevo sistema, ¿creció el número de pasajeros transportados?

--No hay un incremento en el volumen de pasajeros transportados. La cantidad de gente que se mueve en ómnibus sigue siendo la misma.

--¿Hay algo que hoy los ocupe?

--A las empresas les interesa promover la participación de todos los sectores, incluso de la misma Municipalidad, en el análisis y seguimiento de los distintos aspectos del sistema, dentro de los que la cuestión económica se tenga en cuenta como una condición importante para la buena calidad del servicio.

"Se está pensando en que intervenga, de manera permanente, una comisión con miembros del Ejecutivo y del Concejo Deliberante, empresarios y usuarios, como para que no se vea siempre a las compañías como las que reclaman por un ingreso mejor. La cuestión económica tiene que estar integrada al análisis integral del sistema".

--Una mejora en el ingreso significa una mejora del sistema?

--Lo que importa es debatir las carencias y falencias que interpreten, en su debida realidad, las razones por las que no se dan de la mejor manera posible algunas limitaciones económicas o de otra naturaleza, que afectan la calidad del servicio que el empresario quiere brindar.

--¿Cuál es le balance tras un año de funcionamiento del nuevo sistema?

--Creo que el sistema nuevo tiene una concepción mejor y mucha más potencialidad que el anterior. De todas maneras, hay cambios que todavía se encuentran pendientes de realización, más allá de que no debe dejarse de lado que hay que tener toda la flexibilidad y dinámica que sea necesaria para terminar brindando el servicio que la gente se merece.

--Las tarjetas magnéticas, ¿mejorarán el funcionamiento de las distintas líneas?

--Creo que van a redundar en una mejora, en la medida que mejore la calidad del servicio. Además, la gente no tiene que comprar tantos Tarjebus y cuenta con la posibilidad de tener un crédito, un préstamo del sistema.

--¿Reciben muchas quejas de los pasajeros?

--Hay algunas que subsisten como la calidad de las unidades, que reconocemos que no es la ideal, pero también hay preocupación del empresariado por mejorar esa cuestión.

Comentá la nota