En la mitad del verano, ya hay liquidaciones de hasta el 70%

Los comercios de la capital salteña arrancaron este año con un buen ritmo y un repunte en las ventas.
En la mitad del verano, ya se consigue ropa de temporada con un descuento que varía entre un 40% y un 70%. El centro de la ciudad está repleto de coloridos, enormes y tentadores carteles y promociones con las liquidaciones.

Los precios de las bermudas, soleras, ojotas, sandalias chatas, ambos veraniegos, musculosas, camisas y remeras mangas cortas bajaron varios peldaños en la primera semana de febrero. Pese a que el sol aún obliga a andar con ropa liviana, los comercios buscan vender los productos que les quedaron de las fiestas de fin de año y de enero. El tiempo pasa en un abrir de ojos. Y esa es la frase que se plasma en las vidrieras.

Afines de febrero, se pondrán a la venta las prendas y accesorios de la temporada otoño -invierno.

Es que antes de fin de mes, se expondrán las prendas, calzados y accesorios que vestirán a los salteños en el otoño e invierno del Bicentenario.

Raúl Arse, un comerciante de peatonal Alberdi al 100, indicó que a medida que pasan los años, se adelanta la liquidación.

Las promociones

La clásica cruz que tacha el precio anterior de un producto está presente en los carteles. Una remera femenina días atrás costaba $29 y ahora las mujeres se la pueden llevaron con tan solo $14. Las sandalias "chatas" y las romanas también muestran nuevos números. Romina, una vendedora, confirmó que fue una buena temporada para el sector.

Los caballeros no se quedan afuera de estas promociones. Hay locales que venden trajes de verano a mitad de precio. En los comercios de ropa sport e indumentaria informal ofrecen dos productos al precio de uno. También se busca atrapar al cliente con la promoción: "Llevate 4 prendas y pagás 3".

Aprovechar las rebajas

"Es un buen negocio comprar ropa de verano a esta altura. Todavía hace mucho calor. Cuando llega el otoño, guardo la ropa en una valija para volverla a sacar en primavera. Con lo que se gasta en las fiestas de fin de año, no me queda dinero ni para una maya", dijo Carmen mientras revolvía un canasto con remeras.

Una adolescente no dudó en llevarse una sandalias. "Estas nunca pasan de moda. También me van a quedar para el otro verano, con tal que mis pies ya no crecen". Una sonrisa fue el punto final de sus palabras.

Repunte

Este verano no sólo sacó gotas de sudor a los peatones, además reactivó la actividad comercial, si se compara con el enfriamiento de la temporada estival de 2009. Los buenos ánimos y las expectativas se notan en los comentarios positivos de los comerciantes. Al parecer, la crisis ya forma del pasado.

Comentá la nota