Más de la mitad del país sin clases por reclamos docentes.

En 13 de 24 jurisdicciones no comenzarán las clases el próximo lunes. En la Ciudad, el diálogo estaría roto con los dos gremios más fuertes y hubo duros cruces entre gremialistas y funcionarios. En territorio bonaerense el panorama no es muy diferente, y anunciaron un paro de dos días. También habrá jornadas de protesta en todo el país.
El regreso a las aulas aún está en una zona gris. Pese a que el lunes próximo deberían empezar las clases en la mayoría de las escuelas argentinas, el panorama es de paros y movilizaciones en reclamo de aumentos de salarios, e incertidumbre para los padres. El inicio lectivo está en riesgo.

En la Ciudad de Buenos Aires las negociaciones están trabadas. Los dos gremios más representativos, UTE y Ademys, anunciaron un paro para este lunes. El Gobierno porteño aseguró que no puede ofrecer más que $ 55. Mientras el ministro de Economía de la Ciudad pedía que “no usen a los chicos como rehenes”, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se quejaba y se cruzaba con el titular de UTE/CTERA, Francisco Nenna, a quien acusó de mentiroso. La medida de fuerza en la Ciudad fue anunciada luego de un encuentro entre los sindicalistas y funcionarios porteños, en donde no hubo un acuerdo sobre el aumento salarial. Nenna fue el encargado del anuncio y aseguró que los otros sindicatos de la Capital estaban realizando plenarios para analizar si se sumaban a la medida. “Nos ofrecieron 55 pesos. Es la propina que ellos dejan cuando van a comer a Puerto Madero, es vergonzoso. Nos dicen que no hay plata, pero le doblaron los premios a los directores generales”, se quejó Eduardo López, de UTE.

Por su parte, el secretario adjunto de la Unión Docentes Argentinos (UDA) de Capital Federal, Gustavo Frutto, aseguró que catorce sindicatos docentes de la Ciudad no harán paro el lunes por “respeto a los chicos de inicial y primaria que comienzan las clases el 2 de marzo”. Pero sí participarán de una huelga el 9 de marzo.

En Provincia. El congreso de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) –una entidad que nuclea a unos 50 mil maestros– dispuso ayer por unanimidad convocar a un paro general de actividades para el lunes y martes próximos. El director general de Educación bonaerense, Mario Oporto, salió al cruce de los gremialistas y desestimó la medida de fuerza: “Estamos en paritarias y negociando. Como en toda negociación, hay un tire y afloje, avances y retrocesos, pero todavía no hay un acuerdo y hacer un paro es una macana”. Agregó que el gobierno de Daniel Scioli “no va a correr en forma desesperada y estar bajo presión”. De todas maneras no descartó retomar las conversaciones antes del lunes.

En la misma línea apunta la decisión de las otras cuatro entidades que integran el Frente Gremial Docente (Suteba, UDA, AMET y SADOP), que, en principio, realizarían un paro por 24 horas. Rechazan el aumento salarial de 40 pesos que el Gobierno otorgó en paritarias y exigen 15,5% de incremento sobre los $ 1.450 de bolsillo. El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, confirmó que las diferentes asambleas en toda la provincia de Buenos Aires aprobaron por unanimidad el no inicio del ciclo lectivo el próximo lunes. Y advirtió que “si durante la semana próxima no se retoman las negociaciones paritarias vamos a ir a un nuevo paro el lunes 9, cuando empiezan las clases el nivel medio”.

Juan Carlos Cuyas, secretario general del SADOP –docentes de colegios privados–, explicó que “en el plenario de secretarios generales se ha tomado la decisión de no iniciar el ciclo lectivo” en los más de 7.500 establecimientos escolares de gestión privada, confesionales y no confesionales (un régimen que agrupa a unos 96 mil maestros).

La medida de fuerza de los gremios bonaerenses afectaría la vuelta a las clases de casi 3,5 millones de chicos de jardín de infantes y primaria. El inicio de clases para el secundario está previsto para el lunes 9 de marzo. El 2008 también fue un año convulsionado para las escuelas bonaerenses. Los maestros consiguieron un aumento salarial acumulado del 39,5% y un sueldo mínimo de $ 1.450, luego de ocho paros post-vacaciones de invierno. Por esta razón las autoridades extendieron las clases una semana, para cumplir con los 180 días de escolaridad obligatoria.

Una encuesta realizada en Perfil.com relevó la opinión de los lectores. El sondeo mostraba una división: la mitad consideró como justo el reclamo salarial de los docentes, la otra mitad estaba en desacuerdo. Por lo pronto, los guardapolvos blancos están colgados, a la espera de una resolución.

Un panorama oscuro en todas las provincias

El inicio está en riesgo en, casi todo, el país. En 13 de las 24 jurisdicciones argentinas no comenzará el ciclo lectivo el lunes, ya que los docentes anunciaron paros de 24, 48 y 72 horas, en reclamo de aumentos salariales y paritarias. Además de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires no iniciarán el ciclo lectivo entre el lunes y el miércoles Chubut, Entre Ríos, Catamarca (paro programado para el lunes 9), Jujuy, Santiago del Estero, Corrientes, Chaco, Córdoba, Salta, Neuquén y Río Negro. Y a eso se suman otras jurisdicciones en conflicto.

En Mendoza se dictó la conciliación obligatoria, por lo que los docentes mendocinos deberán comenzar el ciclo lectivo el próximo lunes. En Río Negro el inicio estaba previsto para el 23 de febrero, pero allí se vive una de las situaciones más críticas, con una huelga por tiempo indeterminado y varios cortes de ruta. En Neuquén los maestros anunciaron un paro de 72 horas desde el lunes y se sumarán a los piquetes rionegrinos.

Ayer, el Congreso de CTERA, decidió aprobar el Acuerdo Paritario Nacional, planteado el lunes pasado en el Ministerio de Trabajo: una suba del salario mínimo del 15,5% (de $ 1.290 a $ 1.490). “También se aprobó una jornada nacional de protesta para el lunes, en apoyo a las provincias que están de paro. Los gobiernos provinciales tienen que dialogar con los gremios y hacer propuestas coherentes y que respeten el porcentaje salarial que se aprobó a nivel nacional”, explicó a PERFIL Alejandro Demichelis, secretario de Prensa de CTERA.

Comentá la nota