Más de la mitad de los municipios de la provincia de Buenos Aires están en rojo

Más de la mitad de los municipios de la provincia de Buenos Aires solicitaron asistencia financiera al gobierno de Daniel Scioli para enfrentar dificultades financieras o presupuestarias.
Obras paradas, reducción de compras e insumos, cesación de contratos temporarios y hasta la declaración de emergencia económica y financiera son medidas que no alcanzan para paliar la situación que atraviesan 90 de las 134 comunas en que se compone la provincia y que requirieron asistencia. Otras 15 pedirían ayuda antes de fin de año, según se informó desde el ministerio de Economía al diario La Nación.

De entre las comunas que ya fueron asistidas, un tercio recibió adelantos de coparticipación provincial. Y dos tercios anticipos del Tesoro o préstamos del gobierno central. De los 28 municipios que obtuvieron adelantos de coparticipación seis son del conurbano y 22, del interior.

Los adelantos de coparticipación oscilaron entre $ 300.000 y 1.000.000. El desembolso depende del tamaño de la comuna y de la legislación, ya que puede pedir hasta el 10% de lo que estima recaudar hasta fin de año, en adelantos de coparticipación u optar por aportes del Tesoro o créditos.

"En los municipios, puede haber desfasajes por aumentos de costos en algunos rubros como, por ejemplo, el caso del servicio de recolección de basura. Estamos atendiendo esas cuestiones y viendo de qué manera los apoyamos", dijo el gobernador Daniel Scioli luego de reunirse con los intendentes de Rivadavia, Sergio Buil; de Salliqueló, Osvaldo Cattáneo; de Puán, Horacio López; de Pila, Gustavo Walker, y de San Cayetano, Miguel Gargaglione.

"Lo importante -según Scioli- es que, por la reforma fiscal, la provincia está sólo un dos por ciento debajo de lo presupuestado y se financia en un 60% con recursos propios. Para cada reclamo tenemos una respuesta."

"Estamos asistiendo a todos aquellos municipios que pueden tener algún tipo de problema para enfrentar el pago de salarios", dijo a La Nación el ministro de Economía, Alejandro Arlía.

Más dramático, el presidente bonaerense de la Federación Argentina de Municipios e intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, vaticinó un panorama complicado: "En la medida en que no haya mayor coparticipación en la provincia de Buenos Aires, es difícil que económica y financieramente andemos bien".

El ahogo financiero más grave se registra en las comunas del interior; en particular, las del sur provincial, afectadas por la sequía. En Coronel Suárez, el intendente Ricardo Móccero (vecinalista) declaró la emergencia presupuestaria luego de las elecciones, porque ya había gastado más de la mitad del presupuesto. Este instrumento financiero había sido adoptado en la crisis de 2001, según se precisó.

El municipio tiene un presupuesto de $ 66 millones anuales. Recortó obras públicas, eliminó contratos de trabajo temporarios y no paga horas extra ni bonificaciones a sus empleados. En junio, pidió adelantos de coparticipación a la provincia para pagar aguinaldos. "Cada mes, llegamos con lo justo a pagar sueldos. Cayeron los giros de coparticipación provincial respecto de lo previsto en el presupuesto. Y también cayó la recaudación municipal. Tuvimos más gastos por la pandemia de la gripe A. No estamos fundidos, pero intentamos prevenir una crisis económica en el municipio", dijo Móccero.

El intendente de Coronel Pringles, Aldo Mensi (UCR), coincidió: "Hubo una debacle financiera y hemos podido subsistir. Pero va a ser muy difícil pagar hasta fin de año". Administra un presupuesto de $ 50 millones, dijo que disminuyeron las transferencias pautadas desde la provincia y la recaudación comunal. "Tuvimos que recortar servicios y achicar obras públicas, lo que impactó en una creciente desocupación. No se pagan más viáticos ni horas extra", dijo.

Arlía admitió que el Gobierno no cumplió con la pauta de transferencias por coparticipación a los municipios expresada en el presupuesto. "Las transferencias interanuales crecieron un 26%, pero cayeron dos puntos respecto de las metas fijadas en el presupuesto. Esta situación se suplió con adelantos de coparticipación, aportes del Tesoro y créditos", explicó el ministro de Economía.

Comentá la nota