El misterioso y millonario avión en el que vuela Jaime

Es un Lear Jet con matrícula de EE.UU.; lo usa todas las semanasTerminó la llovizna en San Fernando. Son las 22.50 del 17 de mayo, un domingo oscuro y silencioso en el conurbano bonaerense. En el aeropuerto internacional sólo están un patrullero de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, personal técnico, un par de custodios inquietos y La Nacion. En una radio de alta frecuencia (VHF) se escucha, muy clara, la voz del piloto; llama a la torre de control.

Terminó la llovizna en San Fernando. Son las 22.50 del 17 de mayo, un domingo oscuro y silencioso en el conurbano bonaerense. En el aeropuerto internacional sólo están un patrullero de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, personal técnico, un par de custodios inquietos y La Nacion. En una radio de alta frecuencia (VHF) se escucha, muy clara, la voz del piloto; llama a la torre de control.

?San Fernando, buenas noches, November 786, yankee alpha.

?Sí, lo escucho, yankee alpha ?contestan desde la torre.

?Estamos prontos a aterrizar.

?¿Origen?

?Córdoba.

?OK, ya le doy pista. Recuerde condiciones de pista mojada y ya le paso el viento.

Todo ocurre entonces en no más de cinco minutos: el avión aterriza, la policía abre uno de los portones de alambre y dos automóviles con vidrios polarizados entran en la pista, recogen a alguien y salen después, a toda velocidad, por la ruta 202, hacia la Panamericana.

El enigmático pasajero ?se pudo saber? tiene nombre y apellido conocidos: Ricardo Jaime, secretario de Transporte. El avión, no: es un estupendo Lear Jet 31A para 8 pasajeros con matrícula norteamericana (N786YA), adquirido en Miami el 24 de diciembre pasado por poco más de 4 millones de dólares. Uno de los autos es el Volkswagen Bora gris, patente GCT 506, el mismo que Jaime usó el miércoles pasado para ir a un acto ferroviario en el puerto de Buenos Aires.

Se trata del último enigma del controvertido funcionario de los Kirchner. Viajero frecuente, después de la causa que el entonces fiscal Manuel Garrido le inició por el uso de un avión que alquilaban el empresario transportista Claudio Cirigliano y la empresa Aeropuertos Argentina 2000, encontró rápidamente un reemplazo para sus traslados. Por qué un secretario de Transporte argentino se mueve en un avión con matrícula norteamericana, y quién es el dueño de la aeronave que usa todas las semanas como propia son algunas de las recurrentes preguntas que el sector aeronáutico no ha podido todavía dilucidar.

Jaime es cordobés. Tiene en esa provincia una casa en el country Cuatro Hojas, en Mendiolaza, un municipio de frondoso paisaje serrano. Hacia ese destino viaja casi todos los fines de semana. También de vez en cuando a Porto Alegre, en donde vive una de sus hijas; a Florianópolis, centro turístico en que se erige una posada que se atribuye a la familia del funcionario; a Punta de Este; a Montevideo, y a Mar del Plata, entre otras ciudades.

Vuelos al paraíso

La historia del avión es también misteriosa. Según datos de la Administración Federal de Aviación (FAA, en sus siglas en inglés), de Estados Unidos, fue fabricado en 2000 por la firma canadiense Bombardier y matriculado un año después, en febrero de 2001, por la empresa Samsher Flight Management, una corporación constituida bajo las leyes del estado de Nevada. El número de serie es 215.

Así pasó por varios propietarios hasta que, el 24 de diciembre del año pasado, un comprador de nombre aún no confirmado decidió hacerse a sí mismo un regalo de Navidad y traerlo a la Argentina. Ejecutivos del sector aeronáutico afirmaron a La Nacion que uno de los que estuvieron averiguando sobre las condiciones de venta en Fort Lauderdale, Estado de Florida, fue Manuel Vázquez, operador de la Secretaría de Transporte. Consultados, voceros de la dependencia gubernamental dijeron ayer a este diario que Jaime no opinaría al respecto.

El jet, que había estado en venta durante todo 2008, fue comprado en 4.083.000 dólares en aquella víspera de Nochebuena por la firma Pegasus Equity Investments, radicada en Costa Rica, mediante un crédito de 3.483.000 dólares suministrado por la sociedad Elkrest Investments Limited, con domicilio en Tórtola, la principal de las Islas Vírgenes británicas. El 15% restante se pagó al contado. El asesor financiero de la operación fue el Banco de Utah, Estados Unidos. No hay, por otra parte, ningún registro en que figuren los nombres de los dueños: las acciones de las sociedades radicadas en este tipo de destinos son, comúnmente, al portador.

Cerrada la operación, el avión partió el 6 de febrero pasado de Fort Lauderdale, hizo escala en la isla de Aruba, en el Caribe, y llegó a Buenos Aires. Desde entonces, según información que consta en el sistema aeroportuario nacional, viajó varias veces hacia dentro y fuera del país. Entre otras, cuatro veces a Florianópolis, tres a Porto Alegre, una a Punta del Este, cuatro a Montevideo, doce a Córdoba, tres a Mar del Plata, una a Santiago del Estero, una a Sunchales (Santa Fe), siete a San Fernando y una al Aeroparque Jorge Newbery.

Con excepción del referido destino a Santa Fe, adonde viajó sin pasajeros, la aeronave suele moverse con una cantidad de entre tres y seis viajeros. El 28 de marzo, por caso, fueron a Florianópolis seis personas, pero bajaron cinco. El 4 de mayo, al mismo destino, fueron cuatro. Y el 19 de abril, sólo tres volaron a Porto Alegre.

El avión suele pernoctar en el aeropuerto de Montevideo, dada la nacionalidad extranjera de la matrícula, y esporádicamente en San Fernando. No en Córdoba, adonde va casi todos los domingos, ida y vuelta, a buscar al secretario. Así lo afirmaron a este diario autoridades aeronáuticas. El domingo 10 de mayo pasado, también ante la presencia de La Nacion, el jet aterrizó a las 0.15 en la pista bonaerense, desde donde partió, 40 minutos después, la misma comitiva.

¿Quiénes son los pilotos encargados de llevar a Jaime? En los registros aeroportuarios figuran tres nombres con licencia argentina: Vicente Rubén Sánchez (lic. PC 140471), Luis Tantescio (TLA 39143) y Carlos Marcelo Ferreiro (TLA 51177). Otros dos tienen carnet extranjero: Hernán Colautti (ATP 100463554) y Matías Gómez (ATP 2679611).

En los próximos días, el avión deberá renovar el permiso de permanencia en el país en la Dirección de Tránsito Aéreo. Quienes están al tanto de las peripecias del secretario de Transporte en el firmamento afirman que es inminente.

El personaje

RICARDO RAUL JAIME

Secretario de transporte

* Profesión : ingeniero agrimensor

* Edad : 53 años

* Orígen : argentino

* Ricardo Jaime nació en Córdoba, pero creció políticamente en Santa Cruz. A mediados de los 80 se instaló en Caleta Olivia, donde ocupó una banca de concejal desde 1987 a 1991. Cuando Néstor Kirchner asumió la gobernación de Santa Cruz, en diciembre de 1991, asumió como ministro secretario general. Entre 1996 y 1999 presidió el Consejo Provincial de Educación. En 1999 volvió a Córdoba, entonces gobernada por José Manuel de la Sota. En su provincia natal se integró como segundo de Juan Carlos Maqueda, que conducía el Ministerio de Educación. Permaneció en Córdoba hasta que Kirchner lo convocó a la Secretaría de Transporte nacional.

Comentá la nota