Misteriosa muerte de Robert Enke, el arquero de la selección alemana

A los 32 años, falleció el guardavalla que militaba en el Hannover 96 y era considerado titular para el Mundial de Sudáfrica; la policia investiga si fue un accidente, pero su asesor sostuvo que "Robert se suicidió esta tarde"
HAMBURGO, Alemania.- El arquero de la selección alemana de fútbol, Robert Enke, murió a los 32 años, según informó en la noche de hoy Martin Kind, presidente de su equipo, el Hannover 96. Por el momento no se dio a conocer información oficial sobre las circunstancias que rodearon su muerte.

Enke sufrió una infección en el intestino por lo que estaba descartado para el partido del fin de semana con su equipo. Pero esta no fue la causa de su muerte. Un accidente se produjo en un paso a nivel de Hannover y la policía encontró su cuerpo, por lo que los indicios no descartan la hipótesis del suicidio.

"Robert se suicidió esta tarde. Es lo único que puedo confirmarles", afirmó Jorg Neblung, amigo y asesor de Robert Enke.

La declaración de Neblung a la agencia local Sid suma motivos para teoría que maneja la policía, que informó previamente que el deceso de Enke se produjo luego de que el futbolista cruzara un paso a nivel con su automóvil en el mismo momento en que lo atravesaba una formación ferroviaria.

Estaba casado y tres años atrás sufrió la terrible pérdida de su hija Lara, de dos años, a consecuencia de un fallo cardíaco.

"Nos encontramos en estado de shock. No sé qué decir", declaró el mánager del seleccionado, Oliver Bierhoff, al conocer la noticia. También el presidente de la Federación Alemana de Fútbol, Theo Zwanziger, manifestó hondo pesar: "Estamos consternados y llenos de dolor. Sentimos con la esposa de Robert Enke y su familia".

Su carrera

Robert Enke inició su trayectoria como profesional el 11 de noviembre de 1995, vistiendo la camiseta de FC Carl Zeiss Jena, contra su último equipo, el Hannover 96. Era la en la 2.Bundesliga y él aprovechó la oportunidad, aunque después de tres partidos, volvió el titular y él no volvió a jugar en el club, hasta que fue fichado por el Borussia Mönchengladbach en el verano de 1996. Recién en 1998/99, Uwe Kamps se lesionó y le dieron una chance, jugando por primera vez en la Bundesliga el 15 de agosto de 1998.

Pese a su buen inicio, el conjunto terminó descendiendo, pero él empezó su ascenso. De allí, se fue a Benfica, de Portugal, y con el tiempo se hizo capitán.

Más allá de que nuevamente el nivel futbolístico de su equipo no fue el mejor, él volvió a lucirse y los grandes del fútbol europeo empezaron a preguntar por él.

Fue en ese momento cuando aceptó la propuesta de Barcelona en 2002 y compartió el puesto con el argentino Roberto Bonano. Jugó poco y con la llegada de Frank Rijkaard, Enke se fue cedido al fútbol turco, más precisamente a Fenerbahce. Pero, otra vez, no tuvo suerte. Jugó un solo partido y le arrojaron encededores y botellas, tras una derrota por 3 a 0 ante Instanbulspor, por lo que rompió el préstamo por un año y se volvió a España. Sin lugar en Barcelona, arregló con Tenerife, que jugaba en Segunda.

Desde enero de 2004 disfrutó de su repunte y su gran desempeño lo volvió a poner en escena. Hannover 96 fue su lugar en el mundo y gracias a su gran nivel, llegó a ser elegido el mejor arquero de la Bundesliga.

En la selección, integró el sub 23 pero su salida del fútbol alemán lo alejó del equipo nacional. Volvió con Klinsmann como técnico, pero el que confió en él fue Joachim Löw, y fue subcampeón de la Eurocopa 2008. Desde enero de este año era el arquero titular del conjunto germano.

El recuerdo en España. Barcelona y Tenerife expresaron su dolor. El equipo azulgrana que dirige Pep Guardiola se enteró de la noticia cuando ya estaba en el Camp Nou, para jugar un partido de la Copa del Rey frente a la Cultural Leonesa (Segunda B) y el club decidió guardar un minuto de silencio y lucir brazaletes negros en señal de duelo. Tenerife lo hará este fin de semana, durante el partido de Liga contra el Sevilla.

Comentá la nota