El misterio del fueloil que viene de Venezuela

El comercio de fueloil entre la Argentina y Venezuela es un verdadero misterio sin explicación razonable: no es fácil encontrar en el mundo una nación que compre en el exterior commodities que le sobran en su mercado local. Nuestro país parece ser la excepción. Y el misterio se complica aún más si el producto que se importa deteriora el ambiente mucho más que el que se exporta.
Hace años que la Argentina es exportadora permanente de fueloil. Según un estudio de la consultora Econométrica, elaborado por el economista Alieto Guadagni, en el trienio 2001/2003, la exportación neta fue de 2,3 millones de toneladas, mientras que en el quinquenio 2004/2008 superó las 2,5 millones.

"Pero hay una gran diferencia -se indica en este trabajo-entre ambos períodos, ya que en los primeros años de la década las importaciones fueron insignificantes, mientras que durante la administración de los Kirchner se realizan grandes compras directas a Venezuela por más de 3,8 millones de toneladas".

Estas operaciones originan un importante quebranto al país, ya que se exporta a valores FOB y al mismo tiempo se importa a valores CIF, que son mayores. "Es inexplicable que el mismo barco que descarga fueloil comprado a Venezuela para las centrales eléctricas de la ciudad de Buenos Aires vuelva a cargar el mismo producto en La Plata. Este quebranto acumulado supera los 200 millones de dólares", dice el estudio.

No existe información pública sobre los volúmenes y precios de estas compras directas de fueloil vendido por Pdvsa, del que se sabe que no todo es de origen venezolano. El Indec no publica información de precios y cantidades de estas importaciones, pero sí de las exportaciones, lo que implica otro notorio ocultamiento de información de alto interés público.

Tampoco informa nada Enarsa, que es el ente estatal que contrata las compras a Venezuela, para que luego Cammesa disponga la entrega de este fueloil a las centrales eléctricas, especialmente Central Costanera y Central Puerto, situadas en la ciudad de Buenos Aires.

Comentá la nota