El misterio de los cigarrillos

La aparición de una colilla de una marca diferente a la que fumaba González Moreno alimenta la hipótesis de que había otra persona en el momento en que murió. Los investigadores ya tienen el cuestionario para el gobernador Arturo Colombi.
El equipo de fiscales a cargo de la investigación de la muerte del empresario Hernán González Moreno ahora empieza a dar por válidas las sospechas de amenazas. Aunque aún no existen ni mensajes de texto ni correos electrónicos que las acrediten, los fiscales dicen que se deducen de las testimoniales. A estas horas buscan datos sobre una persona, el presunto autor de esas intimidaciones, cuyo nombre apareció en dos relatos testimoniales. Anoche terminaron el cuestionario destinado al gobernador Arturo Colombi, en el que preguntan por esa persona y por el llamado que le hizo el empresario antes de la muerte. La presencia de colillas de dos tipos de cigarrillos adentro del auto despertó, entre algunos investigadores, la sospecha de la presencia de otra persona en el lugar de la muerte. En tanto, en una causa paralela sobre el funcionamiento de la agencia de noticias del gobierno correntino el juez Luis Cocchia Breard rechazó la eximición de prisión del jefe de Información Pública provincial, José Luis "Billy" Zampa.

La investigación por la muerte del jefe de la agencia de información del gobierno correntino se recalienta. La incorporación de Arturo Colombi al expediente empezó a estudiarse el viernes pasado a partir del testimonio de Zampa y José Geraldi, jefe de la custodia del gobierno. Ellos explicaron que llegaron hasta la estancia El Rincón, el lugar de la muerte, por orden del gobernador. También indicaron que Arturo Colombi habló con el empresario. Y mencionaron el nombre de una persona, que está guardado bajo siete llaves, a quien los fiscales dicen desconocer. "No sabemos si está vinculada con el poder político, el empresario o el terreno sentimental", indicó uno de ellos.

Sea quien fuere, los investigadores esperan que Arturo Colombi aporte más datos. En la causa, creen que González Moreno tenía una relación directa con el gobernador, que no sólo era una de sus personas de confianza sino alguien con profundo poder de decisión. Ambos solían ir de cacería a la estancia del empresario.

Hasta el día de las elecciones, las amenazas habían aparecido como la primera razón que explicaba la hipótesis del suicidio. En aquellos días, Zampa le adjudicó las presiones al archienemigo del gobierno, Ricardo Colombi, quien resultó electo gobernador. Ahora, de acuerdo con lo que explican los fiscales, Zampa confirmó la idea de las presiones, pero no habló del ricardismo.

Fuera de esto se siguen relevando algunas pruebas. La mirada está puesta ahora en las colillas, muchas colillas, que aparecieron en el Toyota Camry del empresario. Durante la última inspección, los fiscales notaron un cigarrito rubio apagado por la mitad en la parte trasera del auto. González Moreno fumaba Parisiennes. El dato abrió las sospechas de que el empresario estuviera acompañado durante las horas previas a la muerte. A algunos investigadores el dato les parece más determinante que a otros. "¿Usted fuma?", preguntó Buenaventura Duarte a Página/12. "¿Y saca las colillas del cenicero todos los días? Bueno, a lo mejor este muchacho tampoco lo hacía y los cigarrillos estaban ahí desde hacía tres días."

El dato parece contradecir en principio la declaración de Mantilla, el primo hermano de González Moreno. Hasta ahora, se había dicho que Mantilla declaró que había estado con su primo esa noche, que cenó con él, tomaron cerveza y se despidió diciendo que se iba a cazar. Pero en una nueva consulta, otro fiscal ayer corrigió esos datos y afirmó que Mantilla casi no veía a su primo, que cuando lo vio, apenas lo saludó, y lo que le pareció más raro es que le pidió un vaso. El vaso iba a aparecer más tarde en el Toyota Camry a medio llenar al lado de un whisky. Mantilla dijo que no vio a nadie en el asiento del acompañante. ¿Pero en el asiento de atrás?, pregunta, intrigante, un fiscal. "El auto era grande, y a lo mejor había otra persona en esa parte, donde apareció el cigarro, los vidrios son polarizados."

Algunos estudian también conexiones con la causa paralela sobre la agencia de noticias del gobierno. González Moreno estaba a punto de ser indagado en la investigación que alcanza a las figuras más importantes de la administración correntina, entre ellos el jefe de Información Pública y el gobernador, por los fondos millonarios del dinero de la publicidad. Quince días antes de la muerte de González Moreno, la Justicia dictó una medida cautelar para frenar el flujo del dinero oficial a la empresa de González Moreno. Algunos creen que esa situación complicó los últimos días del empresario, apoderado de la agencia. Una semana más tarde, la Justicia allanó la agencia y encontró una chequera del HSBC repleta de cheques ya firmados, algunos con destinos desconocidos, otros sin nombres; algunos con sumas que iban de los mil a los cinco mil pesos y otros sin montos.

Comentá la nota