"Misiones resiste la crisis financiera que afecta a varias provincias"

Según el diario "Ámbito Financiero", en su edición nacional del martes 25, varias Provincias analizan la posibilidad de pagar escalonadamente los sueldos, ante las graves crisis financieras que atraviesan.
Según el informe que publica el diario nacional, las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Río Negro, Córdoba, Chaco y Neuquén viven realidades complicadas en sus cuentas públicas, con el análisis de medidas extraordinarias, como la emisión de bonos o el endeudamiento para afrontar obligaciones salariales, el pago de los aguinaldos aún pendientes, o el pago a proveedores.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, el déficit que tiene, de alrededor de 250 millones de pesos, pone en riesgo el pago de sueldos del mes de agosto; y debe apelar al urgente envío de fondos nacionales para afrontar este compromiso inminente. Respecto a Mendoza, el gobernador Celso Jaque pidió especialmente a la Presidenta poder utilizar el Fondo Solidario de las retenciones a la soja para pagar sueldos. En el caso de Río Negro, se registraría ya una violación a la Ley de Responsabilidad Fiscal, al afectar fondos de coparticipación federal como garantía de préstamos bancarios para pagar sueldos. Esta Provincia aún debe el aguinaldo a sus empleados públicos, y analiza la posibilidad de escalonar los pagos, porque a la fecha, su descubierto ronda los 60 millones de pesos.

Córdoba recibió una respuesta negativa de la Nación a la emisión de bonos por 150 millones de pesos, para aliviar su situación financiera. Fue el intento más concreto de emitir las llamadas "cuasimonedas" que empezaron a circular en la agonía del Gobierno de Fernando de la Rúa. También adhirió al reclamo de destinar el 30 por ciento del Fondo de la soja para pagar gastos corrientes.

Neuquén, por su parte, se encuentra en una cesación de pagos a proveedores, y se vislumbra la aparición del pago del sueldo en cuotas.

Erróneamente, algunos medios (como "Clarín" del domingo) ponen a Misiones entre las Provincias que reclamarían reformas a la Ley de Responsabilidad Fiscal, que les permitiría endeudarse para afrontar pago de sueldos y otras obligaciones corrientes. La Provincia no lo hizo, y esta cuestión no formó parte de la agenda del Gobernador con la Presidenta y los demás funcionarios nacionales.

Misiones es una verdadera isla en este mar de zozobras financieras. Paga los sueldos en término, descartó la emisión de bonos o "cuasimonedas", tiene un ritmo de obra pública constante, saldó anticipadamente el aguinaldo, anticipa fondos para el Incentivo Docente todos los meses, paga a sus proveedores y ha asumido un rol protagónico en la promoción de la economía, con créditos y subsidios al sector productivo, y a las actividades que mantienen o promueven fuentes de trabajo. Esa es una realidad que se ve, que se palpa concretamente, más allá de la ideología política que se profese.

Esto tiene una explicación concreta: una política impositiva rígida, que parte de la premisa de que quien más gana, más aporta; y una prudente administración de los recursos, con una orientación de intervención proactiva del Estado en la economía, pero sin generar costos fijos; esto es, sin incrementar planta de personal estatal ni otras erogaciones constantes, que deterioran a la larga las arcas públicas.

En el caso de Córdoba, por ejemplo, nadie se explica el destino de 4.600 millones de pesos gastados por el Ejecutivo sin autorización del Legislativo, porque no hubo obras que lo justifiquen. En Misiones, las obras se ven, se inauguran, se usan, están a la vista; y los gastos del Ejecutivo siempre se ajustan al Presupuesto votado en la Legislatura. Es decir, hay previsibilidad y orden en la administración de los fondos públicos.

Comentá la nota