La CTA de Misiones exigirá evitar los despidos masivos ante la crisis

Los gremialistas demandarán esfuerzos del gobierno nacional para retomar el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores
POSADAS. La posición de los empleados misioneros agrupados dentro de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) para el próximo congreso nacional se centrará en exigir que se mantengan los puestos laborales en el país ante la crisis financiera mundial.

Junto a lo anterior también se exigirá que se retome el poder adquisitivo de los ingresos de los asalariados. Lo anterior se decidió en el marco de dos congresos provinciales de la tierra roja, uno ordinario y otro extraordinario concretados ayer en simultáneo en el cuarto piso de la Facultad de Humanidades de la UNaM.

Entre este fin de semana y el próximo se realizarán en todo el país, como antesala del congreso nacional, los 24 congresos provinciales. En esta oportunidad, el mandato que van a llevar los congresales en el 80 por ciento de los casos va a ser el de convocar a un paro para la primera quincena de abril.

El congreso nacional de la CTA se desarrollará en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 30 y 31 de marzo venideros en el teatro porteño Margarita Xirgu, donde se reunirán unos 500 delegados. Ese será el escenario propicio para discutir si llaman a un paro nacional o si se concreta una jornada de movilización para principios de abril. Allí se enfrentarán dos sectores internos encontrados: los kirchneristas y los anti-kirchneristas, que deberán dirimir la cuestión a través del voto de los representantes gremiales.

La última vez que la CTA convocó a un paro nacional como parte de un plan de lucha contra el modelo económico fue el 29 de mayo de 2002, durante el gobierno del bonaerense Eduardo Duhalde. Si bien hace dos años se efectuó otro, ese se debió al asesinato del maestro Carlos Fuentealba y estuvo centrado en el pedido de justicia.

El actual titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Pablo Micheli, aseguró la semana pasada a medios nacionales que “no hay fisuras sobre un punto: todos los años la Unión Industrial, el Gobierno y la CGT se juntan y le ponen un techo a la discusión salarial. La Central siempre lo repudió, pero en esta oportunidad lo que dice la mayoría de los compañeros es que no alcanza con un comunicado y hay que ir al paro”.

Mientras que el referente de la CTA a nivel nacional, Hugo Yasky, apuntó que “tenemos trabajadores del Estado cuyo trabajo no corre riesgo y empleados del sector industrial que en estos momentos están parados y cobran salarios porque reciben un subsidio del Ministerio de Trabajo”. En ese sentido, se inclinó por una jornada de lucha con movilización y ceses de actividades, que sumen “a los distintos sectores según sus posibilidades”.

Debates futuros

El titular del Observatorio Jurídico de la CTA, el abogado laboralista Horacio Meguira, destacó que “esta es una oportunidad única de los trabajadores, ya que en el medio de la crisis debemos aprender a auto-organizarnos para seguir peleando de forma organizada y cooperativa para defender nuestros derechos constitucionalmente garantizados”.

El letrado aseguró que “vamos a discutir temas como las condiciones laborales, la crisis financiera actual y sus posibles impactos en el país, la constante explotación laboral que deben sufrir vastos sectores de nuestro país, pero siempre además reconociendo las propias particularidades de cada región del país”.

Otra de las cuestiones a debatir en la capital argentina se centrará en el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el cual “se declaró como inconstitucional al artículo 41, inciso “A”, de la Ley 23.551 determinando desde ahora que no es necesario estar afiliado a un gremio con personería gremial para ser delegado. Al fallar a favor de ATE, declaró inconstitucional el artículo que establecía esa condición e instauró así la libertad sindical”.

En esencia, la Corte falló sobre un conflicto que enfrentó al gremio de ATE con el que agrupa al Personal Civil de las Fuerzas Armadas (Pecifa). A raíz de una convocatoria a elecciones de delegados hecha por ATE, Pecifa se opuso porque consideró que sólo ella tenía facultades para llamar a elecciones en razón de la personería gremial que le fue dada por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Comentá la nota