Misiones, educación y producción

En noviembre de este año se realizó en Mendoza bajo el título Inta expone Cuyo una demostración sobre últimas tecnologías, huertas familiares y producción familiar, esta tuvo amplia repercusión al mostrar al público asistente una nueva faceta que el prestigioso organismo se ha propuesto llevar adelante, la relación del componente social con la producción.

En la misma se utilizaron todo tipo de técnicas de animación destinadas a captar la atención de niños y adultos, sobre todo de los primeros y lograron que el éxito fuera reconocido por los visitantes. Este evento alcanzó gran repercusión en el periodismo especializado y en los agricultores de la zona cuyana.

Como siempre sostenemos, Misiones también fue pionera en este aspecto, nada más que auspiciosas iniciativas no tuvieron continuidad institucional por los avatares políticos, lo que hicieron los adversarios no servía, palo y a la bolsa, que le pregunten al tucano. La escasa visión de futuro de ciertos dirigentes fue la que impidió la prosecución de estas experiencias y cercenaran legítimas aspiraciones de desarrollo de la colonia. La pérdida de de tiempo hoy se nota por el reconocimiento implícito a una forma de producir avalado con todo el apoyo gubernamental.

A modo de ejemplo cito uno, hay muchos más pero comentamos en las que hemos participado, los Concursos Escolares Productivos realizados en la década del ochenta en la zona de Leandro N. Alem, auspiciados por el Ministerio de Educación a cuyo frente se encontraba ese ilustre ciudadano que fuera el doctor. Sábato Romano que con su visión de estadista percibiera la importancia de la relación de la escuela con el sector rural, contando además con el apoyo del Inta y del Ministerio del Agro y la Producción.

Con esos concursos se lograba movilizar a docentes, alumnos y a la comunidad. Planificación , seguimiento y evaluación le daban contenido metodológico a la experiencia, todo culminaba con una exposición anual y un evento de clausura en donde se daban a conocer los nombres de los alumnos premiados. Como dicen los versos gauchos, esos inolvidables momentos se sintetizaban con la frase "era una delicia ver como pasaban los días".

Los alumnos ganadores viajaban a los centros turísticos de Chapadmalal, Río Tercero y Puerto Iguazú, cuando las circunstancias permitían realizaban una visita al Mercado Central de Buenos Aires para ver su funcionamiento.

Algo de comerciar sabían ya que vendían sus productos en la plaza principal de Alem auspiciados y transportados por los municipios del departamento , dando origen a uno de los primeros antecedentes de los que hoy son las Ferias Francas, con algunos de ellos nos solemos encontrar en locales de esa exitosa experiencia y comprobamos con satisfacción que la semilla cayó en terreno fértil. Destaco que EL TERRITORIO apoyó y documentó todo este proceso al seguir el objetivo de sus fundadores de estimular el desarrollo del agro misionero y a los docentes rurales, muchos de ellos superaron la formación citadina y pusieron vocación para servir a las comunidades para que la provincia creciera.

Por ser descendiente de pioneros y consecuente con su amor por las cosas de esta tierra a la que tanto amó, la destacada periodista Olga Kolesnicoff siguió todo este proceso, registró con estilo propio su desarrollo y estimuló a los participantes a seguir adelante. En ella se cumplió aquello que dice se ama lo que se conoce.

Estamos en la etapa de estudio de las propuestas para la nueva Ley de Educación, es el momento adecuado para estudiar el rol de la escuela rural en el marco productivo, existen antecedentes como el que señalamos y otros de nivel provincial, en la nación e internacionales dignos de ser estudiados para que el sistema educacional aporte con capacitación, estímulos, y reconocimiento al docente rural para que estos se conviertan en verdaderos animadores sociales de los cambios que promisoriamente ya están en marcha. Sugiero la lectura de La Escuela Rural Productiva, de Beatriz Fainholc, destacada estudiosa del tema que nos ocupa, en este libro expone la fundamentación pedagógica y las líneas de acción que pueden seguirse.

Todo está en marcha en Misiones, la producción de alimentos está considerada como política de Estado, superar las dificultades requiere la participación y el esfuerzo de todos, no debemos olvidar que el conocimiento es el principal capital de las naciones y el sistema educacional su principal difusor. Abrevemos en la historia local, los ejemplos están a la vista de todos, y esperamos que los responsables de los mismos estén imbuidos de la mística, el tesón y la garra de los que abrieron los surcos.

Evitemos que pasen otros veinte años.

Comentá la nota