Misiones como la mayor parte de las provincias cerró el 2008 en rojo

Las cuentas públicas están en rojo y la crisis financiera profundizará su deterioro. Especialistas desgranan los pormenores de los números oficiales. Ingresos Brutos encabeza la lista de la recaudación provincial
Las provincias cerraron el año pasado con uno de los peores desequilibrios fiscales. Y Misiones no escapa a esa tendencia nacional. Ya que de acuerdo a un estudio realizado por la consultora Economía & Regiones de fines de diciembre, los gastos provinciales superaron los ingresos de las arcas fiscales.

El Territorio se comunicó con uno de los investigadores encargados del estudio, el licenciado en Economía por la Universidad Nacional de La Plata, Guillermo Giussi. El especialista también está finalizando una Maestría en Finanzas Públicas Provinciales y Municipales y comentó que “para el 2008 hubo una profundización del deterioro de las cuentas del sector público provincial. El déficit financiero pasaría de 600 millones de pesos en 2007 a 3.040 millones en 2008 (2,1% del gasto total)”.

Los datos se confirman por otro estudio, en el cual se determina que hubo cuatro provincias que registraron variaciones negativas en indicadores clave durante el 2008, con Misiones incluida (ver aparte).

De su lado Giussi agregó que “el resultado primario (antes del pago de intereses de la deuda), es deficitario por primera vez desde el ejercicio 2003, revirtiendo una senda de cinco años consecutivos de excedente primario a nivel provincial. Se ubicaría en los 140 millones de pesos (0,01% del PBI), lo que implica una variación negativa de 2.060 millones respecto a lo observado un año atrás”. En el escrito titulado “Situación Fiscal y Financiera de las Provincias al cierre del 2008. Perspectivas 2009” se destaca que el deterioro fiscal de las provincias es determinado por el comportamiento divergente en la evolución de las variables de los gastos y los recursos, ya que los primeros superan ampliamente a los segundos.

Más gastos

Durante 2008, no sólo se volvió a observar una mayor tasa de variación de las erogaciones frente a los recursos (26,7% versus 24,6%), sino que también se registró una expansión en la brecha de crecimiento de ambas variables respecto de 2007, que pasó de 1,5 a 2,1 puntos, profundizando el déficit consolidado observado en 2007.

De acuerdo a los datos del análisis, casi dos tercios del gasto adicional fue explicado por el aumento del gasto en personal (36,6%), producto de la anualización de los incrementos otorgados en 2007 y de la política salarial 2008, la cual incluyó una suba promedio del 24% en los salarios de los agentes públicos de las distintas jurisdicciones provinciales.

En tanto, los ingresos mantuvieron su tendencia alcista, aunque aminorando su ritmo de crecimiento en casi tres puntos porcentuales respecto de 2007, lo cual fue explicado en gran medida por la desaceleración en las transferencias automáticas por Coparticipación a partir del tercer trimestre del ejercicio.

El impuesto que más creció fue Ingresos Brutos (38,1%), ascendiendo su recaudación a 33.132 millones de pesos, de modo que sigue siendo la principal fuente de recursos tributarios de origen provincial (72,6% del total), y explicando en 2008 el 81,2% del crecimiento de la recaudación y el 33% del incremento total en los recursos provinciales (ver gráfico).

Cabe destacar que, en buena medida, el crecimiento dispar registrado entre Ingresos Brutos y el resto de los tributos provinciales se debe a que las reformas en las estructuras tributarias locales (Misiones, Buenos Aires, Córdoba, Neuquén) tuvieron como motivo la extensión del tributo a actividades hasta entonces no gravadas y al incremento en las alícuotas vigentes.

Disparidades regionales

Una vez más, la reducción de los niveles de ahorro no fue homogénea a nivel inter-provincial. La Región Pampeana, compuesta por la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es la que determina el déficit financiero de las provincias, dado que presentaría un déficit primario cercano a 2.100 millones de pesos, y un déficit financiero de 3.360 millones de la moneda nacional.

Realizando un análisis comparativo respecto al cierre de ejercicio 2007, las regiones pueden dividirse en cuatro grupos: aquellas que han mejorado su situación fiscal en términos inter-anuales, en esta categoría se incluye únicamente la región Cuyo, la cual incrementó sus niveles de ahorro primario y financiero en un 39% y 64%, respectivamente.

Otras, como las regiones Centro y NOA, que disminuyeron el ahorro primario en 23% y 37%, respectivamente, pero aún mantienen superávit financiero. Un escalón más abajo se ubicaría la Región NEA, que si bien mantuvo su excedente primario, presentó un resultado negativo, tras el pago de los intereses de la deuda.

Por último, aquellas que profundizaron el déficit, como las regiones Pampeana y Patagónica, que incrementaron sus déficits financieros 107% y 200%, respectivamente. Como se concluye, “si bien el deterioro no ha sido homogéneo a lo largo y a lo ancho del país, dado que la Región Pampeana presenta un panorama sensiblemente más complejo, exceptuando Cuyo, todas las regiones del país han empeorado su situación fiscal a lo largo de 2008”.

Escenarios futuros

Para el 2009, en el trabajo se plantean tres escenarios macroeconómicos que impactarán en forma diferente en la economía y por ende, en las finanzas públicas nacionales y provinciales.

En líneas generales, pero con diferente grado de impacto en las finanzas provinciales, en cualquiera de los tres escenarios se espera: a) desaceleración de la tasa de crecimiento de los recursos tributarios, tanto de origen nacional como provincial; b) las transferencias de capital desde el Gobierno Nacional y el Gasto en obra pública serían la variable de ajuste; c) crecientes servicios de la deuda por mayor tipo de cambio e inflación.

También los mercados voluntarios de deuda cerrados, por lo que las posibilidades de financiamiento de las provincias para afrontar las necesidades de caja quedarán acotadas a la asistencia financiera que otorgue el Gobierno Nacional a cada una de ellas; y habrá una mayor dependencia financiera del Gobierno Nacional, dijeron los economistas.

De esta manera, “se profundiza el déficit primario, en tanto que el déficit financiero se elevaría como mínimo, a 6.287 millones de pesos, de 3.039 millones en 2008. Sumando las amortizaciones de la deuda (estimadas en $8.500 millones), las necesidades de financiamiento en el escenario más probable (recesión con estabilidad) totalizarían 14.802 millones de pesos (2.700 millones más que las previstas para 2008)”.

Asumiendo mercados de deuda cerrados para las provincias, durante el 2009 las provincias más complicadas, entre las cuales está Misiones, deberán recurrir al financiamiento a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (Ffdp), de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía de la Nación.

“Pero este organismo tiene un presupuesto acotado, el que además está directamente relacionado con los excedentes de caja que presente el Gobierno Nacional. En la medida que las cuentas nacionales se compliquen, las partidas destinadas a este fondo podrían reducirse y por tanto, no alcanzar a solventar la totalidad de las necesidades de caja de las provincias. En el peor de los escenarios en el que las provincias no puedan honrar sus compromisos, es de esperar que se den refinanciaciones de deuda pero con el Gobierno Nacional”, acuerdan los investigadores.

El equipo encargado de la investigación estuvo liderado por los estudiosos Rogelio Frigerio y María Verónica Sosa. Los economistas encargados de las tareas de campo fueron Guillermo Giussi, Alejandro Caldarelli, Paulino Caballero, Pablo Sívori, Mario Sotuyo y Diego Giacomini.

Para el estudio contaron con datos oficiales provenientes de las propias provincias y del Ministerio de Economía de la Nación.

El dato

3.040

millones de pesos es el déficit financiero de las provincias para el 2008 (2,1% del gasto total).

Otros números negativos

Según un informe del Estudio Federico Muñoz y Asociados (FM&A), durante el tercer trimestre de 2008 hubo cuatro provincias que registraron variaciones negativas frente a un año atrás en indicadores clave. Estos indicadores son la recaudación de IVA, las nuevas contrataciones y las ventas en supermercados. Incluye a las provincias de Chaco, Salta, Misiones y Corrientes.

En promedio, según los cálculos de esa investigación, la economía en la mitad de las provincias creció menos del 3,7% entre octubre de 2007 y el mismo mes de 2008. En el Gobierno estiman que el año pasado cerró con una expansión en torno del 7 por ciento. Mientras que para 2009 el Gobierno proyectó un 4% de incremento de la actividad. Esa proyección, que hasta el año pasado parecía una cifra conservadora, ahora, crisis mundial mediante, luce más como un techo que como un piso.

El Indicador Sintético de Actividad de las Provincias (ISAP), que elabora FM&A, combina varias estadísticas para evaluar el nivel global de actividad y los coteja por distrito. Incluye el despacho de combustibles, la demanda de energía eléctrica, el salario promedio y otros números relativos al consumo y la inversión.

En Chaco, donde gobierna el oficialista Jorge Capitanich, el ISAP cayó un 7% frente a un año atrás. Le siguieron Salta (-2%), Misiones (-2%) y Corrientes (-1%).

En el otro extremo se ubicó Santiago del Estero, con un 16,7% de expansión, aunque el mismo informe le adjudica ese salto a un “ajuste extraordinario” en la recaudación del IVA, uno de los factores de mayor peso en la confección del índice.

Otros distritos que crecieron menos del 4% en el último año, según FM&A, fueron Tucumán, Neuquén, Río Negro, Jujuy y la Ciudad de Buenos Aires. Las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires estuvieron por encima del promedio. Los primeros puestos, después de Santiago del Estero, los ocuparon La Pampa y Formosa.

Comentá la nota