Miranda pide celeridad para disipar sospechas

El concejal peronista, que integra la comisión de preadjudicación, reclamó una definición a funcionarios de la administración de Amaya. Dos grupos pugnan por la adjudicación de las líneas urbanas 10 y 12. En la intendencia resaltaron que se busca dar la concesión a quien ofrezca el mejor servicio.
Del pliego a las ofertas

Todo comenzó el 24 de abril, cuando los concejales aprobaron los pliegos para el llamado a licitación de las líneas 10 y 12.

El sábado se cumplirán cuatro meses sin definición, porque la apertura de sobres con las ofertas se hizo el 8 de julio.

Otra licitación está marcha. se trata del servicio de las líneas 3 y 19, a la que se sumó un tercer oferente: Miguel Villagra.

Las demoras dieron lugar a la incertidumbre y después aparecieron las sospechas, las conjeturas y los rumores. Este escenario no parece ser el mejor camino en un proceso licitatorio, en este caso, la convocatoria para adjudicar cuatro líneas de ómnibus en la capital (Ver “Del pliego...”).

Ayer a la mañana, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Walter Berarducci, tuvo que salir a aclarar ante los medios de prensa que aún no se firmó resolución alguna por parte de la comisión de preadjudicación sobre las propuestas de los oferentes. Sin embargo, resaltó que la opinión de la comisión se espera para esta semana.

El funcionario remarcó que la Municipalidad garantiza la transparencia del proceso de licitación y aseguró que “si hay demoras es porque se busca dar la concesión al mejor empresario para que brinde el mejor servicio para la gente”.

Los otros dos integrantes de la comisión que debe analizar las ofertas empresariales son el fiscal Municipal, Hernán José Colombres y el concejal José Fermín Miranda (PJ). Este último fue contundente en sus declaraciones a LA GACETA al pedir una pronta definición. “Esto no da para más. No se puede seguir así”, afirmó.

Miranda dijo estar a la espera de un llamado desde la intendencia para firmar un dictamen y advirtió que la falta de definición genera un manto de dudas entre los empresarios. “Hay que tomar una decisión por el bien del usuario, de los choferes, de los oferentes. Esto no da para más. Hasta ahora, todo el proceso se hizo con transparencia, pero las demoras dan pie a que en medio de la pelea de los empresarios se genere un manto de dudas y los entiendo (a los oferentes), porque así esto va para largo”, señaló.

En la licitación para adjudicar los servicios de las líneas 10 y 12 compiten dos grupos empresariales: “Cerro Pozo” (Alcides Courtade) y “El Rayo Bus” (Miguel Mitre). En este sentido, el concejal Miranda remarcó que los dos oferentes han presentado la documentación como corresponde. “No hubo ninguna impugnación y cada uno presentó la oferta que estuvo a su alcance. Nadie puede decir que alguno de ellos no pueda participar. Aquí lo que falta es una decisión de la comisión. No entiendo por qué se espera tanto tiempo”, insistió.

Courtade (Cerro Pozo), por su parte, prefirió ser cauteloso. El empresario explicó que hasta ayer estuvo fuera de Tucumán. Dijo que a causa de su ausencia no tiene novedades sobre la licitación. Mitre (El Rayo Bus), en tanto, reconoció que hay incertidumbre y desconfianza. Pero dijo estar a la espera de una decisión oficial por parte de la intendencia.

Comentá la nota