Miranda cuestionó su procesamiento y negó haberse quedado con dinero de un ATN

Dijo que no depositó 200.000 dólares en la caja de seguridad que desató el escándalo, sino que el monto en dólares fue siempre 99.000, el mismo que había en el arqueo que descubrió el supuesto faltante.
El ex intendente de Villaguay Oscar Miranda se manifestó “dolorido pero tranquilo”, luego de conocerse hoy la elevación a juicio de una causa iniciada a partir de una denuncia del Tribunal de Cuentas de la Provincia, en la cual se lo acusa del presunto delito de peculado. Negó las maniobras que se le imputan para quedarse con fondos públicos y cuestionó las pruebas en que se basó el procesamiento.

Como publicó UNO en su Edición Impresa de hoy, la jueza de Instrucción Nº 1 de Paraná, Patricia Yedro, dictó el procesamiento de Miranda y de quien fuera su secretario de Gobierno, Alfredo Thamm, por el manejo que hicieron de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) que la comuna había recibido para un emprendimiento termal. El dinero –200.000 pesos– fue depositado en dólares en una caja de seguridad bancaria, en época de paridad uno a uno. Sin embargo, devaluación de por medio, más adelante se detectó una importante diferencia: 71.200 dólares habían sido reemplazados por 71.200 pesos.

Según declaraciones de Miranda al diario villaguayense El Pueblo, que reproduce el sitio Noticias Villaguay, el procesamiento es erróneo por suponer que en algún momento hubo en la caja de seguridad 200.000 dólares. “Cuando termina nuestra gestión, aparece una denuncia de un funcionario del Tribunal de Cuentas, diciendo que en el ínterin de diciembre de 2001 y mayo de 2002 se podría haber cambiado la plata. Entonces se empieza a investigar en el banco y el HSBC muestra una planilla de compra o cambio de dólares a nombre de la Municipalidad de Villaguay por 200.000 dólares. Esa planilla tiene una sola firma (le falta la autorizante), está fuera de horario y según nos dijo una perito que contratamos, la podía hacer cualquiera con un Word”, explicó el ex jefe comunal.

“Si alguien se benefició (con una operación de cambio) fue allá (en Paraná) y no por el tipo de cambio sino por el spread”, dijo, refiriendo a la diferencia entre el precio de compra y el valor de venta de una moneda, ya que la operación se efectuó antes de la devaluación.

La versión del ex intendente es que el municipio adquirió 99.000 dólares, que junto con el monto restante en pesos, estuvieron hasta el 31 de diciembre en la “cuenta reservada” del HSBC, luego en la caja fuerte del municipio y hasta mayo en la caja de seguridad de la sucursal Villaguay del Nuevo Banco de Entre Ríos, a la que ni él ni Thamm tenían acceso directo. Y más adelante, cuando la economía se normalizó, los fondos regresaron a la cuenta reservada en el banco de Paraná.

Miranda cuestionó también el valor de “verdad absoluta” que la jueza otorgó al testimonio de Lucy Carrizo de Garay, quien testimonió sobre la existencia de un arqueo en mayo de 2002, cuando supuestamente se detectó el faltante de dólares y el sobrante de pesos. “Del supuesto arqueo no existe acta, no hay una firma de nadie”, señaló.

Luego explicó que la Municipalidad decidió crear una cuenta reservada en un banco ubicado fuera de Villaguay, para preservar el dinero del ATN de los acreedores del llamado Juicio del Pavimento. “En ese momento teníamos el Juicio del Pavimento que nos embargaba todo lo que entraba. Y si hubiéramos permitido que nos saquen los ATN íbamos a cometer un verdadero delito, porque íbamos a estar pagando una cosa con recursos que estaban destinados para otra”, indicó.

Comentá la nota