Miran de reojo el 2011

El candidato a senador Carlos Verna nunca tuvo demasiada buena onda con el kirchnerismo. Y en esta campaña se fue alejando paso a paso del Gobierno Nacional de Cristina Fernández.
Tal vez la declaración más dura en contra del ex presidente y candidato fue aquella en que lo comparó con Nerón. "Es más discípulo de Nerón que de Perón", dijo Verna y anunció sus temores de que Kirchner "prenda fuego el Congreso". Ese discurso encontró resistencias incluso dentro de la propia lista del PJ. Dirigentes de esa fuerza que, aún con cierto descontento, apoyan la postulación de Verna, no tuvieron más remedio que salir a despegarse del ex gobernador, quien hasta ese momento había sido crítico de la gestión nacional pero con algo más de prudencia.

Le había apuntado, por ejemplo, a las desprolijidades del INDEC, a la falta de política agropecuaria y ganadera, a la inexistencia de una Ley de Coparticipación y se había divertido, sobre todo, castigándolo a Guillermo Moreno, el personaje del kirchnerismo que es más incorrecto políticamente.

Tras la comparación de Kirchner con Nerón, uno de los que públicamente dijo que no coincidía con Verna fue el ex vicegobernador Heriberto Mediza, quien es titular del PAMI local. Los hombres de Mediza forman parte de la lista del PJ.

Verna está haciendo buenas migas con el antikirchnerismo desde hace largo tiempo. Uno de sus "delfines" en el Congreso nacional es la diputada Adriana García, quien es parte de la oposición, ya que decidió armar bloque aparte con Felipe Solá, el aliado de Mauricio Macri y Francisco de Narváez.

En ese contexto, el gobernador Oscar Mario Jorge ha tenido que hacer equilibrio. Verna es, de alguna manera, su padrino protector en la provincia; pero el éxito de la gestión depende en buena parte de los fondos que desde Nación envíen los K.

Estas disputas no son inocentes. Entre otras hipótesis, el PJ evalúa la chance de que con vistas a 2011 -en que habrá elecciones para todos los cargos nacionales, provinciales y locales- haya una ruptura del justicialismo en dos facciones diferenciadas: una representada por el polo kirchnerista, otra por el sector de derecha. En ese caso, el PJ pampeano tendría que definir hacia qué lado juega.

Comentá la nota