Miramar se consolida como una opción para la pesca deportiva

Las posibilidades para la práctica de esta actividad son innumerables, ya que a lo largo del cordón costero se extienden diversos puntos en lo que se pueden extraer una amplia variedad de especies.

MIRAMAR (Corresponsal).- La pesca se presenta como una de las actividades deportivas de mayor convocatoria en la región y Miramar no es la excepción, con adeptos que durante todo el año se dan cita en la costa de esta ciudad.

Tal es así que desde Copacabana hasta Centinela del Mar, dentro de un paisaje que invita al relax y descanso, los aficionados a las cañas cuentan con un sinnúmero de posibilidades geográficas como barrancos, escolleras o la playa misma.

En tanto, la concurrencia varía según la época del año, aunque diariamente es fácil observar a residentes y turistas procedentes de ciudades vecinas, especialmente Mar del Plata, Balcarce, Lobería y Tandil. Sin embargo, el panorama es mucho más evidente durante los fines de semana y feriados, cuando se observa la presencia de pescadores de Capital Federal e inclusive otras provincias.

Para ser más precisos en cuanto a los sitios, existen unos 25 pozos costeros donde se pueden obtener salmones, besugos, anchoas de banco, gatuzos, pez palo, corvinas, meros, pejerreyes, palometa y corvina, entre los más conocidos.

A su vez, pese a que el pique es bastante intenso en todos los puntos geográficos, según manifiestan los entendidos en estas cuestiones, Centinela del Mar se caracteriza por ser uno de los lugares pesqueros más importantes del sudeste de la provincia de Buenos Aires.

Pero, a medida que se acerca la primavera, la "variada" ofrece diversas especies además de las ya nombradas, como pueden ser también el lenguado, pescadilla, tiburón ángel, pez martillo y otros no tan comunes que suelen acercarse en mayor cantidad hacia la orilla de acuerdo a las condiciones del mar y sus canaletas.

El muelle

En este panorama, cabe mencionar que lamentablemente el mayor símbolo de la pesca deportiva en Miramar se encuentra en peligro de derrumbe. Se trata del muelle, en el acceso al vivero dunícola "Florentino Ameghino". En el mismo, el morro se encuentra en peligro de derrumbe, aunque el resto de la estructura estaría en buenas condiciones.

Al respecto, el objetivo de las autoridades municipales es reconstruir la zona afectada por lo que comenzaron las gestiones pertinentes en hidráulica provincial, pero difícilmente el tema esté resuelto antes de la temporada estival.

Ante esta situación aparecen otras opciones como la pesca embarcada, donde diferentes botes salen diariamente desde la boca náutica ubicada en el acceso a Miramar.

Actualmente, el alquiler de las embarcaciones ronda unos 140 pesos por persona, lo que incluye elementos de seguridad, como lo son el chaleco salvavidas, silbato, el equipo de pesca completo y la carnada a utilizar.

"En mis botes hay espacio para hasta 10 personas y la excursión en el mar varía entre 4 y 6 horas, alejándonos como máximo unos 10 kilómetros de la costa. El trabajo lógicamente depende mucho del clima pero a partir de la primavera las reservas aumentan considerablemente. Aquí recibimos gente de Buenos Aires, Tandil, La Plata y más cerca o mismo en la temporada de Córdoba, Mendoza, Salta y Santiago del Estero", informó a LA CAPITAL Pablo Iañez, quien viene teniendo la concesión del acceso al mar en el balneario Náutico, durante las últimas temporadas.

También ese canal es utilizado diariamente por unos 100 trabajadores del pescado que de esta manera se ganan la vida internados durante varias horas en el océano exponiéndose a diversos peligros.

Una suerte de laguna

El espejo de agua conocido como "La Ballenera", ofrece la posibilidad de capturar desde el muelle o en pequeños botes, pejerreyes, bagres, dientudos y sin duda se transforma en un lugar seguro para disfrutar en familia, ya que su parte más profunda cuenta con 1,20 metros.

Aquí se accede recorriendo desde Miramar unos 10 kilómetros a través del camino de tierra que une esta ciudad con Mar del Sud.

Justamente la villa balnearia contiene también una excelente geografía pesquera con lugares dignos de conocer como "El Remanso", donde abundan pejerreyes, chuchos, gatuzos, bagres de mar, pez palo, corvinas rubias, pescadillas, burriquetas y algún que otro salmón.

Más alejado de la pequeña urbe marsureña, se encuentra "Rocas Negras", caracterizado por los panzones durante el invierno y una tentadora variada en verano.

Comentá la nota