"La mirada académica debe contrastarse con la realidad", remarcó Scioli

Así se expresó el gobernador ante las declaraciones públicas efectuadas por uno de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia.
Además, señaló que en materia de seguridad desde su gestión se están implementando políticas que no son "ni con la mano dura que fracasó en el pasado ni con el hipergarantismo que dejó desprotegida especialmente a la población más humilde".

En una entrevista concedida a Radio Provincia, el mandatario provincial aseguró asimismo que no se quedará "en excusas ni en comentarios" y que irá "hasta el final" porque "el cambio es irreversible y es lo que demanda la sociedad".

Todas las opiniones siempre son bienvenidas, especialmente cuando se trata de las pronunciadas por personas tan reconocidas intelectual y humanamente como el doctor Zaffaroni, a quien respeto como miembro de esta nueva Corte Suprema de Justicia de la Nación prestigiosa y plural.

Le agradezco al señor Juez su alta preocupación y sus consejos que son recibidos como sinceros y valiosos, pero la mirada académica debe contrastarse con la realidad que afrontamos todos los días.

Yo generé en un año reformas procesales y policiales que han tenido un amplio consenso y que permitieron avances concretos: menos demoras en el sistema judicial, más delincuentes detenidos y menos droga en las calles.

Sé lo que hay que hacer, estamos redoblando día a día nuestros esfuerzos para avanzar en esta materia y lo estamos llevando adelante con una política que no es ni con la mano dura que fracasó en el pasado ni con el hipergarantismo que dejó desprotegida especialmente a la población más humilde.

Lo primero que me he puesto como objetivo es terminar con las políticas pendulares: no podemos ir y venir de la mejor policía del mundo a la maldita policía.

Estoy trabajando arduamente para ordenar la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Nunca dije que esta tarea fuera fácil o que de un día para el otro podamos lograr los cambios deseados.

No me quejo, no doy excusas, ni me quedo en los comentarios. Voy a ir hasta el final. Porque estoy convencido de que el cambio es irreversible y es lo que demanda la sociedad.

Dicen en el campo que "cuando se patea el chancho aparece el dueño". Bueno, nosotros, silenciosamente, estamos avanzando en la depuración de la institución y entonces aparecen las reacciones. Eso nos indica que vamos por el buen camino.

Muchas visiones teóricas, también hay que recordad, han chocado en la experiencia con la práctica, como sucedió por ejemplo con el Código de Convivencia Urbana redactado por el mismo doctor Zaffaroni para la ciudad de Buenos Aires, que favoreció un entorno hiperpermisivo, alterando de esta manera el orden y el espacio público, aumentando la inseguridad.

Prueba de ello es que al poco tiempo debió readaptarse en sucesivas modificaciones a la realidad de la demanda ciudadana y la convivencia deseada. Y los porteños saben muy bien de lo que estoy hablando.

El doctor Zaffaroni dice que no hay que llenar las cárceles de "chorritos". Pero ¿cuál es la reacción de la gente cuando un delincuente liberado injustamente reincide, roba o mata? Los vecinos quieren que el responsable de dejarlo suelto en la calle dé la cara y se haga cargo del daño.

Yo no seré responsable del sufrimiento de inocentes. Siempre creí que dentro de la ley todo y fuera de la ley nada. La seguridad la hacemos entre todos, esto es el llamamiento que he realizado apenas asumí como gobernador poniendo de mi parte toda la voluntad política para llevar adelante estos cambios.

Debemos unirnos todos los que tenemos buena fe y voluntad. Con el doctor Zaffaroni seguramente coincidiremos en la defensa de los Derechos Humanos y en combatir la exclusión para fortalecer la seguridad como un valor democrático, invirtiendo especialmente cada día más en Educación, como lo hemos hecho el año pasado en nuestra provincia.

También en referencia a los cuestionamientos de la Reforma Procesal Penal de la Provincia, ésta responde a las necesidades de política criminal y a la demanda inobjetable de la ciudadanía de contar con una justicia ágil y eficiente, y limitar la facultad de los jueces de liberar detenidos.

Estamos también fortaleciendo como nunca antes el control interno desde el ministerio de Seguridad, porque así vamos a respaldar día a día a los buenos policías, y para un buen policía, para un policía verdadero, no hay nada peor que un delincuente con uniforme policial.

Ése es mi compromiso, ésa es mi responsabilidad, yo soy una persona de acción y de decisión especialmente cuando se trata de defender la vida de la gente honesta y digna que yo quiero que viva cada día en una provincia más justa, con más posibilidades, con más oportunidades, en paz y con más alegría.

Comentá la nota