Con la mira en la reelección

Todavía con un año de mandato por delante, los decanos y el entorno de Ruben Hallu dan por hecho que intentará ser reelegido en el cargo. La definición dependerá de los resultados en los comicios de las facultades. El escenario.
A casi un año del final de su mandato, el rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Ruben Hallu, ya busca su reelección. Así lo confirmaron fuentes del rectorado cercanas al veterinario y decanos consultados por este diario. Pese a las negociaciones en marcha, antes la UBA deberá atravesar un año electoral, donde la comunidad académica debe renovar los consejos directivos de las trece facultades y sus respectivos decanos. Por ahora, ningún otro candidato ha anunciado sus aspiraciones.

"Hallu quiere ser reelecto. Espera que la gente lo acompañe", aseguró a Página/12 un colaborador del rector de la UBA, confirmando una pretensión que dentro de la UBA se da por hecha: el ex decano de Veterinarias, electo en diciembre de 2006 tras una prolongada crisis institucional, intentará seguir un período más.

Aún lejos en el calendario electoral académico, con los comicios legislativos nacionales de junio y la renovación de todas las autoridades de las facultades antes de fin de año, ya empezó a girar la rueda de las internas académicas. "Si se tiene en cuenta que el mandato de Hallu era de transición, por tres años, en este período hubo más logros que en los cuatro anteriores. El saldo es altamente favorable", se entusiasmó la fuente. La confirmación, aún oficiosa, de que Hallu buscará su reelección da por tierra con algunos rumores, por ejemplo el que señalaba que el rector iba "a interpretar que fue electo por un período completo y no para completar los tres años restantes al asumir", como dijo un decano a este diario.

Hallu fue elegido en una fórmula de consenso, con apoyo de los principales bloques de la UBA. No está claro que ese escenario vaya a repetirse. El primer escollo que deberá esquivar Hallu serán los comicios en las distintas facultades. Los nueve decanos que tienen la mayoría en el Consejo Superior –radicales, peronistas y aliados– también hacen especulaciones sobre sus propias elecciones. En el caso de Ciencias Económicas y de Farmacia y Bioquímica, los decanos Alberto Barbieri y Alberto Boveris, respectivamente, buscarían repetir la experiencia al frente de sus facultades. La vicerrectora y decana de Odontología, Beatriz Guglielmotti, seguiría el mismo camino, así como Marcelo Míguez de Veterinarias, Alfredo Bussi de Medicina y Lorenzo Basso de Agronomía, aunque todos tendrán también cierta resistencia interna.

Después del fallido intento de llevar al decano de Derecho, Atilio Alterini, como rector en 2006, la abogada Mónica Pinto aparece como la mejor posicionada para sentarse en el decanato de esa facultad. Pinto ya había sonado ante el eventual paso de Alterini hacia el rectorado, pero la resistencia estudiantil a la designación de Alterini, por "haber trabajado como funcionario judicial durante la dictadura", frustró aquellos planes. En Ingeniería, Carlos Rosito aspira a continuar, pero aún no pudo cerrar filas con su vicedecano, Jorge Campanella, que, según se rumorea, también pretende erigirse como autoridad de la casa. En Psicología, la decana Sara Slapak ya cumplió con sus dos mandatos; el espacio de mayoría radical tiene abiertas algunas pujas internas entre graduados antiguamente aliados.

El sector de minoría, el espacio de centroizquierda conocido como los 4 Decanos –Filosofía y Letras, Ciencias Exactas, Arquitectura y Ciencias Sociales–, aún no resolvió si continuará como bloque en el Consejo Superior y de cara a la renovación de autoridades. En Sociales, Schuster ya cumplió su segundo mandato y la actual mayoría de la facultad intentaría designar al actual vicedecano, Damián Loreti, aunque también se postularía el director de Sociología, Lucas Rubinich. Jorge Aliaga no tendría mayores problemas para continuar en Exactas y Hugo Trinchero, en Filosofía, todavía tiene que cerrar alianzas. El caso de Jaime Sorín, en Arquitectura, es más complejo por la crisis presupuestaria de la facultad y el avance de los sectores radicales, encabezados por Martín Marcos, que buscan recuperar el poder perdido.

Comentá la nota