Mira para otro lado

La instancia de los Juegos Evita sirvieron como una especie de prueba piloto para lo que será la organización de Santa Cruz en los Juegos Evita.
Aciertos y errores involuntarios de parte de los encargados del bienestar de la delegación de Santa Cruz en Mar del Plata.

La cabeza visible de la organización de parte de la Secretaría de Deportes fue Daniel Salazar, uno de los funcionarios más cuestionados de la Secretaría por algunos errores cometidos a lo largo de la gestión y porque su trato para con profesores y dirigentes no es el mejor.

Aparentemente, un estilo “militar” es el que lo caracteriza y con eso no gana muchos adeptos.

Por otro lado, intenta mirar para otro lado cuando la situación no lo favorece o cuando llegan las críticas, siempre constructivas, pero no bien recibidas.

Dicen que uno primero debe reconocer sus errores para luego solucionarlos, pero Salazar prefiere mirar para otro lado y creer que así todo pasa.

Luego del viaje a Mar del Plata, varios profesores marcaron errores en la organización con el afán de que no vuelvan a repetirse en los Juegos de la Araucanía, pero algunos de ellos no pueden hacer nuevos trámites en la Secretaría de Deportes hasta tanto hablen con Salazar, quien parece creerse amo y señor en la Secretaría que en realidad conduce Pablo Perea y trata de “intimar” a quienes piensan diferente.

Justamente, será el secretario de Deportes quien tendrá que comenzar a controlar mejor a sus empleados para que la situación no se le vaya de las manos, como le ocurriera a gestiones anteriores.

Salazar parece no ser sinónimo de buen trato en la Secretaría de Deportes. Ni siquiera sinónimo de educación.

En la previa de la Araucanía, este dirigente deberá aprender buenos modales, buen trato y sobre todo mejorar su rendimiento como funcionario. De lo contrario, parece no tener mucho futuro. (TiempoSur-Digital)

Comentá la nota