En 40 minutos un temporal diezmó la producción de Tunuyán

En 40 minutos un temporal diezmó la producción de Tunuyán
La fuerte lluvia, viento y piedra malogró unas 2.000 hectáreas en Colonia Las Rosas, Las Pintadas y Vista Flores. Reclamos por ayuda.
En sólo 40 minutos, el viento, la lluvia y la piedra castigaron sin piedad unas 2.000 hectáreas cultivadas en Tunuyán.

Fue en la madrugada del miércoles, cuando la furia de un temporal azotó la ciudad pero también gran parte de la zona Oeste de este departamento, donde se localizan cultivos clave como durazno, pera, vid, tomate y zapallo. En algunas zonas de Colonia Las Rosas, Las Pintadas y Vista Flores la escena era desoladora: fincas donde sus producciones de tomate y zapallo lucían totalmente destruidas.

Desde ayer y hasta hoy personal de la Dirección de Contingencia Climática estarán haciendo relevamientos para dimensionar los daños causados por el temporal. Sin embargo, hay fincas que contabilizan pérdidas del 100% especialmente en tomate y zapallo.

"Tengo unas 70 hectáreas de viñedos finos de malbec, cabernet sauvignon, syrah y chardonnay. Alrededor de un 60% de mi producción no podré comercializarla", se lamentaba ayer Silvana Battaglia, de la finca Doña Elvira.

Rubén Perales, un productor con 17 hectáreas repartidas en durazno, ciruela, pera y manzana en Vista Flores, fueron dañadas en un 85% por la furia del temporal.

"Lo más probable es que no coseche nada porque el precio final de lo que pueda sacar no cubre ni la décima parte de los costos de cosecha y empaque de la fruta", señaló Perales.

Es que entre agroquímicos, fertilizantes y trabajos de poda algunos productores señalaron que el costo por hectárea es de $ 15.000.

Frente a los daños por el granizo, volvieron a escucharse las críticas contra el accionar del Gobierno y su Dirección de Contingencias Climáticas.

"Los aviones no sirven. Antes de ayer cuando los necesitábamos brillaron por su ausencia", apuntó un productor de Vista Flores.

Tampoco para los hombres de campo sirven otras herramientas como el seguro agrícola.

"Puedo recibir $ 500 por hectárea pero con esa plata no puedo ni empezar la poda. En 10 hectáreas puedo recibir $ 5.000 que no llegan a pagar ni la tercera parte de los costos de producción por una hectárea.

En cuanto al subsidio tampoco llega a tiempo. A veces hemos recibido esa ayuda en agosto cuando ya pasó todo el proceso de poda y fertilización", señaló Javier Barceló, de la firma Puesta del Sol, quien ya adelantó que los 350.000 kilos de pera de su finca los tirará porque seguramente en dos días se pudrirán.

"La piedra ocasiona cicatrices y a través de ellas las ciruelas, peras y duraznos se pudren rápidamente", apuntó Barceló.

Soluciones posibles

"La única solución demostrada y eficiente contra el granizo es la instalación de malla, que si bien tiene un costo prohibitivo para los productores, no lo tiene para el Estado. La lucha activa a través de los aviones ha demostrado que no ha dado una respuesta eficaz.

Es hora de dejar de invertir en aviones y subsidiar al productor para que pueda adoptar malla antigranizo por lo menos en una parte pequeña de su producción para así asegurarle subsistencia y trabajo que lo dignifica. Y no lo que hace hoy el gobierno provincial que otorga fondos a desempleados que lo único que ocasiona es un incremento de la pobreza de los mendocinos", señaló el intendente de Tunuyán, Eduardo Giner.

En la visión del intendente de Tunuyán también es necesaria una política con el campo mendocino que tome en cuenta asistir al productor y abrir nuevos mercados para posicionar mejor los precios de la producción regional.

"En el caso de los pequeños productores hay que fomentar más la organización de ferias y zonas francas donde puedan comercializar su producción al consumidor final, para así evitar y enriquecer la cadena de intermediarios que son los que más se benefician del campo. En cuanto a los hombres de campo que poseen producción de envergadura, el gobierno mendocino debería establecer alianzas con el cuerpo de embajadores argentinos para posicionar la producción regional. El mundo no empieza y termina en Europa y Estados Unidos. Hay mercados interesantes por explotar como Asia y África por nombrar algunos. Con mercados diversificados, la producción de Tunuyán tendría mejores condiciones de venta", concluyó Giner.

Comentá la nota