Los minoristas se movilizan al municipio a hablar con Lunghi

La movida comenzó la semana pasada. Se reunieron en Villa Aguirre y concurrieron al Palacio Municipal. La respuesta fue de estudio y después de un nuevo encuentro, resolvieron volver al municipio para reunirse con Miguel Lunghi. La situación en otros distritos.
Este lunes a las 11, se reunirán los comerciantes en la esquina de la avenida España con la calle Yrigoyen (Justo frente al primer local de la cadena de Supermercados Asia).

Desde allí, caminarán unos, y otros acompañarán con vehículos hasta el Palacio Municipal, por calle Rodríguez hasta Belgrano para detenerse en la puerta de Belgrano 450.

En estos días, los comerciantes minoristas, apoyados por distribuidores y proveedores locales, avanzaron en la investigación de normas que se han aplicado o se están estudiando en otros distritos, no solo de la provincia de Buenos Aires, sino en otra provincia como la de Santa Fe.

Si bien, en un primer momento, algunos pensaron tras la negativa municipal de resolver algo de manera inmediata, de cortar los accesos a un nuevo local "asiático", la mayoría decidió no actuar durante este fin de semana y volver a la comuna para insistir con la palabra de Lunghi.

Concretamente, lo que van a solicitar los comerciantes minoristas al jefe comunal que "como primera medida, se ponga al frente del reclamo ante las autoridades provinciales y nacionales, como ya lo hizo con los productores agropecuarios en el reclamo por la 125".

No obstante, y hasta que se tomen medidas de fondo sobre la problemática, que podría llevar al cierre a no menos de 500 comercios chicos de Tandil, pedirán que se aplique una norma similar a la adoptada en otros distritos.

Por esa razón, y si el jefe comunal da ese paso en las próximas horas, concurrirán al Concejo Deliberante, para que la norma sea refrendada. No descartaban el viernes movilizarse el jueves 10 de diciembre a las 20, para que, en la misma sesión de asunción de los nuevos ediles se de ese paso legal.

Finalmente, y a pedido del Comité de Monitoreo de Crisis local, se reunirán con ese organismo el 12 de este mes.

LO QUE PASA EN OTROS LUGARES DE LA ARGENTINA

La incontenible ofensiva comercial que, desde el 2001 a esta parte, vienen protagonizando los supermercados chinos parece haber despertado un sentimiento "proteccionista" en el interior de la Argentina, y no son pocos los distritos que implementaron o evalúan implementar políticas para obstaculizar la radicación de comercios orientales.

Estas medidas, que de acuerdo a la perspectiva de los bloques relacionados son catalogadas de "protectoras de las economías locales" o, en el caso inverso, directamente "xenófobas", ya tienen presencia en plazas como Mar del Plata, Rosario y Chivilcoy.

En breve tendrán su versión en las ciudades bonaerenses de Tres Arroyos, Tres Lomas, San Pedro, Trenque Lauquen, Bragado, Pehuajó, y ya en Santa Fe, la misma capital de provincia y el municipio de Rafaela.

En estos últimos lugares, las respectivas cámaras de comercio proponen la instauración de ordenanzas que, entre otras pautas, exigen un tiempo de residencia permanente en la ciudad superior a los 5 años para quienes deseen abrir un supermercado.

En otros casos, la barrera se ajusta al tamaño máximo de los puntos de ventas: en las áreas céntricas no deberán sobrepasar los 190 metros cuadrados cubiertos, cuando los establecimientos chinos –es sabido en el sector– siempre parten de una superficie mínima superior a los 200 metros cuadrados.

Mar del Plata es un ejemplo de esta medida, ya vigente. Y algo similar ocurre en Rosario.

¿A qué responde el temor que toma fuerza en el interior? En principio, a la dinámica de crecimiento que evidencia el supermercadismo chino en la Argentina, que viene abriendo a razón de 14 comercios por mes en distintas zonas del país. De ahí que este bloque pasó de los 300 puntos de venta que ostentaba en 1994 a los actuales 4.188.

Hoy por hoy, esta auténtica red de plazas de venta se concentra en un 70% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), y las ciudades de La Plata, Mar del Plata y Rosario. En Tandil ya tienen 10 lugares, y van por otros 5 en los próximos meses.

Otro dato a tener en cuenta: en lo que va de 2009 la participación de los autoservicios chinos en el nivel de ventas nacional ya alcanza al 37% del total, según aseguró Guillermo Neveu, director de NCC Consultores de Negocios.

Todos estos indicadores no pasan desapercibidos para la enorme masa de pequeños y medianos comerciantes del interior, que justifican las ordenanzas en tratamiento por tratarse de marcos "que permiten la supervivencia de una importante cantidad de negocios que dan estímulo a la economía local y hasta sirven de nexo entre pobladores de una ciudad", como sostienen empresarios de Trenque Lauquen en un informe especial de Infobae.com.

En sitios como Chivilcoy, las razones de la negativa a la instalación de la red oriental son dichas sin tantos rodeos. Hernán Vairo, titular de la Cámara de Comerciantes Minoristas y Trabajadores Independientes de esa ciudad, declaró recientemente que "ningún supermercado puede competir con el precio de bebidas de los chinos". Y añadió: "Los chinos no están exentos de pagar impuestos y demás, lo que sucede es que China les subsidia, aunque no se sabe bien cómo es ese tema".

Para los supermercadistas asiáticos, la postura de los empresarios del interior excede al mero temor comercial para adoptar la forma de una lisa y llana discriminación racial. De ahí que el grueso de los reclamos y denuncias del capital chino han sido presentados en el Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

De acuerdo a fuentes de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos de CABA y GBA (CASRECH), los comerciantes chinos han elevado al INADI, en los últimos meses, más de 30 quejas por xenofobia.

Por el lado de Santa Fe, empresarios, comerciantes, industriales y cooperativistas pidieron a los concejales de la ciudad que suspendan por 180 días la habilitación de comercios foráneos. La misma medida fue solicitada por los empresarios de Rafaela quienes, de acuerdo a medios locales, elevaron el reclamo "luego de que se conociera el pedido de habilitación de varios supermercados en manos de empresarios chinos...".

En tanto, Carlos Bermúdez, ex Defensor del Pueblo de la provincia de Santa Fe, exigió en estos días la aplicación de una ley que, promulgada en 2001, restringe la entrada de "la instalación de estructuras comerciales impulsadas por empresas extranjeras".

En declaraciones radiales, Bermúdez señaló que en muchas ciudades santafesinas se dejó de aplicar esta ley, que aún continúa en vigencia, vulnerando el derecho de muchos ciudades que tienen pequeños locales o comercios.

Éstos, de acuerdo al ex Defensor del Pueblo, "se ven seriamente afectados por la entrada de grandes cadenas de supermercados o supermercados chinos, los cuales son seriamente sospechados no sólo por la supuesta exención de impuestos, sino también por la calidad de los productos que comercializan".

De vuelta en la provincia de Buenos Aires, la Cámara Económica de Tres Arroyos planteó a los presidentes de los bloques del Concejo Deliberante local la posibilidad de que se prohíba o limite la instalación de supermercados chinos en esa ciudad. Tres Lomas, San Pedro, Bragado y Pehuajó, son otros de los distritos en los que buena parte de los empresarios locales ya exigieron medidas tendientes a frenarla, como definen algunos comerciantes en off, "invasión amarilla".

En Trenque Lauquen, mientras tanto, los comerciantes propusieron que las habilitaciones de supermercados se suspendan para aquellos que no cumplan el requisito de ser habitantes permanentes de las principales localidades que integran el partido –la misma Trenque Lauquen, Beruti y Treinta de Agosto– por un período no inferior a los cinco años.

Por último, Chivilcoy aparece como el escenario bonaerense en el que la polémica inherente al rechazo a la instalación de supermercados chinos tomó mayor dominio público. En esa ciudad ya se encuentra vigente el decreto 245, el cual dispone una prórroga de 180 días para la habilitación de comercios que no puedan probar al menos cinco años de residencia en el lugar.

Es en ese marco donde Hernán Vairo, titular de la Cámara de Comerciantes Minoristas y Trabajadores Independientes de Chivilcoy, llegó a definir a los comerciantes chinos como "lamentables". Y además reafirmó aquello de que, para expandirse en toda la Argentina, los supermercadistas asiáticos cuentan con ayuda financiera del propio gobierno chino.

Comentá la nota