Ministros, recursos y propaganda oficial para la campaña de Kirchner

Ministros, recursos y propaganda oficial para la campaña de Kirchner
Al uso de transportes oficiales para los actos, Néstor Kirchner sumó la estructura de la Presidencia para el lanzamiento de la campaña oficialista en el Teatro Argentino. En línea, Cristina otorgó un aumento electoral para los estatales y hasta citó al menemismo. Hacer la revolución volviendo a la Constitución.
El Gobierno está en campaña electoral. No es una metáfora. Es literal. La candidatura de Néstor Kirchner, el presidente del Partido Justicialista (PJ), se sigue sustentando con el trabajo de los funcionarios y las instalaciones y los bienes del Estado, a pesar de que las reiteradas denuncias de la oposición y la prensa. El acto de lanzamiento de su postulación como cabeza de la lista de diputados por Buenos Aires, en el Teatro Argentino, en La Plata, fue organizado por la Secretaría de Medios, de Enrique Albistur; las invitaciones a los dirigentes peronistas fueron cursadas por la Secretaría General de la Presidencia, de Oscar Parrilli; y el evento se transmitirá a los canales a través de las cámaras de la productora La Corte, contratada para hacer el seguimiento de la actividad presidencial, entre muchas otros detalles que sirven para ejemplificar la fusión económica entre la Presidencia y el PJ.

El justicialismo, por ejemplo, es el único de los grandes partidos que no tiene gastos en oficinas de comunicación o sueldos de voceros: vehiculiza las dudas de los periodistas a través de los funcionarios de comunicación de la Casa Rosada. El portavoz de Kirchner, por caso, es el subsecretario de Medios, Alfredo Scocimarro.

Los periodistas que quisieron informarse sobre el acto K de hoy debían llamar a la Casa de Gobierno. La sede central del PJ, en la calle Matheu 130, está deshabitada. El centro de trabajo del peronismo es la Quinta de Olivos.

Hoy, como ocurre cada día, la agencia oficial de noticias, Télam, dará una amplísima cobertura al acto de Kirchner haciendo una vez más una demostración de su rigurosidad: privilegiará de manera sorprendente el evento K por sobre cualquier otra información política. Es lo que hace a diario. El martes pasado, por ejemplo, publicó seis cables informando sobre el lanzamiento de los candidatos del Acuerdo Cívico y Social, de Elisa Carrió, la UCR y el Socialismo. En cambio, los mejores momentos de una entrevista de Kirchner dada a Radio 10, del Grupo Hadad, fueron difundidas a través de 15 despachos, a los que podrían sumársele otros seis que describieron una caminata de K por La Matanza. La presidenta Cristina Kirchner habló en un puñado de actos y sus palabras salieron en 11 cables.

A pesar de que Télam es una herramienta de comunicación esencial para el Gobierno, ayer mismo fue afectada por una decisión administrativa: a través de un decreto, la Presidenta le quitó a la agencia la potestad para ejecutar la pauta publicitaria correspondiente a la AFIP, el PAMI, la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y la Superintendencia de Seguros. Es un golpe a las arcas de Télam, que se quedará así sin cobrar las millonarias comisiones que recibía por repartir a los medios los avisos de esos cinco organismos.

Esa medida llega justo en el momento en que el Gobierno inundará la tevé de avisos donde se difundirán los logros de la gestión y se convocará a votar por Kirchner y "el modelo", según contaron fuentes oficiales. El encargado de hacerlos es el publicista Fernando Braga Menéndez, que ya realizó una campaña para la AFIP que está en el aire y que le sirve al oficialismo para esquivar las prohibiciones legales de la elección, que estipulan que sólo se pueden pasar avisos en el último mes de campaña. Los spots tramposos de la AFIP son difundidos con la excusa de convocar a los contribuyentes a inscribirse en el blanqueo de capitales, pero la mayor parte del tiempo muestran cómo el Gobierno construyó obra pública y promete hacerlo en el futuro; o describe cómo crece la economía a pesar de la crisis mundial, a la vez que sube el empleo y baja la pobreza, datos que son desmentidos por estudios privados, aunque no por el INDEC

Comentá la nota