Dos ministros de la Capital respondieron por las escuchas

Los ministros porteños de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, y de Educación, Mariano Narodowski, concurrieron a la Legislatura local, donde coincidieron en desligar al Gobierno de la Ciudad del caso por el cual se encuentra preso Ciro James
Montenegro y Naradowski insisitieron en la teoría de un boicot pergeñado por el Gobierno nacional. En medio de una fuerte embestida y duras críticas de legisladores opositores, los ministros defendieron sus gestiones y sostuvieron que James "era un agente encubierto de la Policía Federal", que depende del Gobierno nacional.

Montenegro y Narodowski expusieron varias horas en un informe ante los diputados porteños. Allí debieron responder preguntas y escuchar críticas como la del ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra, quien a los gritos les manifestó: "Si James los engañó a todos ustedes, váyanse todos ustedes".

Al igual que lo hizo el jueves Macri en una conferencia de prensa, los ministros argumentaron que James fue infiltrado por la Policía Federal con la intención de impedir la puesta en marcha de la Policía Metropolitana.

Ofuscado, Narodowski subrayó que cuando James fue contratado por el Ministerio de Educación como asesor "mintió, porque en realidad era un agente encubierto de la Policía Federal", con lo cual volvió a cargar la responsabilidad en el Gobierno nacional, del cual depende esa fuerza.

La respuesta surgió ante una exhortación del diputado peronista Juan Manuel Olmos, quien consideró que estamos "ante una situación de una gravedad institucional muy importante", por lo que lo conminó a explicar cómo se llegó a tomar a James, quien según un informe que consta en la Justicia federal habría cobrado un sueldo de 6.000 pesos por un contrato de locación.

Los ministros volvieron a explicar que James había sido contratado por Educación y en septiembre pidió el pase a la Policía Metropolitana, cuando estalló el escándalo. Uno de los legisladores más duros fue Ibarra, de Diálogo por Buenos Aires, quien señaló que el Gobierno de Macri "se defiende, se victimiza, tira la pelota afuera y en lugar de construir, de aclarar el escándalo, le echa la culpa a la Policía Federal, al Gobierno nacional".

Ibarra aseguró que existen 167 llamados entre James y Jorge "Fino" Palacios, ex jefe de la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal y ex jefe de la Policía Metropolitana, cargo al que debió renunciar al ser procesado por encubrimiento en la causa del atentado a la AMIA.

Precisamente, una de las escuchas alcanzó a Sergio Burstein, familiar de una de las víctimas del ataque, y acérrimo opositor de Palacios, y otra era sobre el teléfono del empresario Carlos Ávila. Ibarra sostuvo que "el verdadero personaje de esta historia no es James, es Palacios".

"Si se va contra Palacios el que está al lado de Palacios es el jefe de gobierno Mauricio Macri: esta es la verdadera historia", agregó. Ibarra aseguró, además, que hubo en total unos 400 llamados entre James y la plana mayor de la Policía Metropolitana, que incluye al actual jefe Osvaldo Chamorro, Roberto Ontiveros, su virtual segundo, y Eduardo Orueta, superintendente de Personal, entre otros.

"¿400 llamados con un aspirante a la Policía Metropolitana?", se preguntó y agregó que si James "los engañó, váyanse todos ustedes". En el tribunal del juez federal Norberto Oyarbide hay un informe donde constan casi 300 llamadas al área de Justicia y Seguridad, de las cuales unas 70 son con Chamorro, según informaron fuentes judiciales.

Montenegro y Narodowski concurrieron al recinto por propia voluntad a brindar explicaciones sobre el caso, luego de que el martes fracasó un intento de los legisladores opositores para hacer una sesión especial para interpelarlos.

"En ningún momento hubo un interés en encubrir una situación como esta. Si hay alguna persona involucrada vamos a estar entregando el informe a la Justicia", sostuvo Montenegro, quien agregó que "nunca aceptaría que se realicen escuchas ilegales".

En tanto, fuentes del macrismo dijeron que el Gobierno porteño presentaría recién el próximo lunes una denuncia para que se investigue al Gobierno Nacional, a fin de determinar los organismos en los que se desempeño James. También pediría que en la causa no trabaje la Policía Federal -ya que a ella apunta el pedido de investigación- sino Gendarmería o Prefectura.

Comentá la nota