El ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, dijo que fue "un papelón" lo ocurrido con la investigación del caso Pomar, la familia muerta en un accidente, aunque pidió que no se juzgue a "toda la policía" por ese episodio &qu

"Fue un papelón atribuible a una, dos, tres, cuatro o las personas que la investigación determine; personal policial que actuó realmente con negligencia, que debió haber inspeccionado un área que no se inspeccionó. Sobre ese error, sobre esa mentira, se construyó todo lo demás", dijo ayer el funcionario provincial en declaraciones periodísticas realizadas a la agencia estatal de noticias Telam.
Para Stornelli "sucedió también que a medida que pasaban los días (fueron 24 lo que duró al búsqueda) aumentaba la expectativa mediática y la de la gente" y "al descubrirse que había sido un accidente de tránsito, esa ansiedad y expectativa no se vio colmada por lo que había sido la realidad".

"Y, obviamente, puso en evidencia una ineficiencia que hay que investigar pero pido que no sea el elemento para juzgar a la policía de la provincia", indicó. El ministro recordó que en este caso, como todos los de la provincia, la investigación al dirige un fiscal y que la policía colabora con la Justicia.

"Poniéndome en lugar de los investigadores, voy a explicar lo que creo que pudo haber sucedido: Primero, la hipótesis del accidente, por algún motivo fue descartada rápidamente. Opino que fue descartada rápidamente al no aparecer un accidente que normalmente aparece enseguida", estimó Stornelli.

Recordó que "hay varios policías que están desafectados y que estaban involucrados directamente con las tareas que debieron hacerse y no se hicieron o que se hicieron mal".

"Por un lado Asuntos Internos y por el otro la Justicia, deberán deslindar las responsabilidades del caso", afirmó Stornelli, quien reiteró: "Si me parece injusto juzgar a toda la policía por este episodio realmente desgraciado".

Fernando Pomar, su esposa Gabriela y las dos hijas del matrimonio, Pilar (3) y Candelaria (6) desaparecieron el 14 de noviembre pasado cuando salieron de su casa de José Mármol, partido de Almirante Brown, a bordo de su Fiat Duna Weekend rojo.

La familia se dirigía a la ciudad de Pergamino, en el norte de la provincia de Buenos Aires, de donde eran oriundos y residen sus parientes más cercanos.

Como los Pomar no arribaron, al día siguiente, sus familiares denunciaron lo ocurrido y la Policía comenzó a buscarlos por tierra, agua y hasta desde el aire por distintos puntos del territorio bonaerense.

La policía y la fiscalía siguieron varias hipótesis hasta que el 8 de diciembre, los cuatro fueron encontrados junto a su auto volcado al costado de la ruta 31, cerca de Salto y a unos 40 kilómetros de Pergamino.

Las autopsias revelaron luego que el matrimonio y sus dos hijas murieron por fracturas y politraumatismos que coinciden con los de un accidente de tránsito y que Gabriela pudo haber tenido un tiempo mayor de sobrevida que el resto de su familia. (DIB)

Comentá la nota