Ministro de Santa Cruz aseguró que se investigará si policías cometieron excesos.

Por algunos hechos puntuales sucedidos dentro de comisarías de la capital y en el interior santacruceño, el ministro de Gobierno provincial, Carlos Barreto, aseguró ayer que se investigarán todos los casos donde haya dudas sobre el accionar policial o sobre la presencia de “apremios ilegales”.
“Di órdenes expresas para que se hagan, internamente y en función de la cuestión adminis2trativa, todos los trámites que correspondan y que se hiciera, si corresponde, la baja del o los involucrados en los casos” subrayó el ministro.

“Todo aquel policía que pegue no va a estar dentro de la fuerza policial de Santa Cruz”, dijo. En este orden, Barreto recordó que la semana pasada trabajó sobre la situación de un fotógrafo de la prensa gráfica que habría sido agredido por fuerzas policiales.

“A primera hora estuvimos hablando con el jefe de Policía que ya está terminando las actuaciones”, y en este sentido agregó que “tenemos que darle la posibilidad de descarga al personal policial porque si no después terminamos teniendo problemas judiciales y, luego, al Estado le sale mucho más caro”.

Consultado sobre si la presencia de estos casos de excesos en la acción policial surgen por una escasa formación en los nuevos efectivos policiales, el ministro aclaró que, desde que él tomó la conducción de esta cartera gubernamental “y en esta nueva gestión del período del gobernador Daniel Peralta, se cambió el criterio de la incorporación de personal de policía a la fuerza”.

TEST

Aseveró que para el ingreso de personas a la Policía santacruceña se hacen “los test psicológicos”, aunque “en algunos casos hubo situaciones que no se tomaron; conversamos internamente con la fuerza de qué manera se resuelven algunas cuestiones que sucedían antes y que ahora nosotros no queremos que sucedan”.

“Todo esto –remarcó- obviamente lleva un tiempo y también tengo que decir que no es todo negativo en el desempeño del personal de la policía de la provincia de Santa Cruz. Hay muchas cosas positivas, pero lamento estos casos puntuales en los que por ahí hay agravios o abuso por parte de la fuerza, porque echa por tierra todo el buen desempeño que hacen otros policías”.

Y en este sentido, Barreto fue contundente al reiterar que “nosotros no queremos tener una policía pegadora a la sociedad, al ciudadano común, y tenemos la predisposición para que se hagan las actuaciones de acuerdo a lo que marca la ley, ni más ni menos”.

En otro tramo de la entrevista, el ministro insistió en que “no es todo el personal policial” el que comete excesos, puesto que dijo tener una “muy buena relación interna con el personal”.

Uno de los últimos casos denunciados en Gallegos tiene relación con la golpiza que le habría propinado, este fin de semana, un efectivo policial a un adolescente de 14 años a la salida de una fiesta. Sobre este asunto habló Barreto: “se reunieron la madre y el jefe de Policía a cargo, y nosotros vamos a tomar el mismo criterio para todo; lo que sí pedimos es que colaboren con nosotros”.

Asimismo, el funcionario añadió que en forma inmediata “querría tener los resultados en el caso de la administración interna de la Jefatura de Policía y tenemos que cumplir ciertos tiempos para darles posibilidad (a los policías involucrados) a que haya un descargo, para poder tomar las medidas”.

CASO HECTOR CANALE

También en esta oportunidad el ministro de Gobierno hizo referencia al lamentable hecho ocurrido la semana pasada con el ciudadano Héctor Canale, quien falleció tras ser aprehendido y asistido en un hospital riogalleguense.

Por este tema había sido puesta en cuestión la cúpula policial de la Seccional Segunda que intervino en el hecho. No obstante, Barreto quiso aclarar públicamente “que se comprobó que el deceso de Canale no se produjo dentro de la policía”.

“Se trataba –detalló- de esa persona que se golpeó en la calle, que tuvo una redada y después terminó falleciendo. También la Justicia tomó intervención rápidamente y se comprobó que no fue dentro de la policía donde tuvo el inconveniente”.

Después reiteró que, “mas allá de que esto eche por tierra todo el buen trabajo que hace la fuerza, nos sigue dando positivo el trabajo en general de la policía, pero nosotros no estamos de acuerdo ni que se pegue, ni que se cuente con personal agresivo. Para eso tenemos que cumplir ciertos pasos internos y, si corresponde, le daremos la baja como corresponde”, afirmó finalmente el ministro.

Comentá la nota