En ministro de Salud admite falencias

En ministro de Salud admite falencias
Juan Carlos Behler ha trabajado en todas las gestiones justicialistas. Considera al pago a proveedores y la escasez de recurso humano como puntos fuertes en el reclamo de los hospitales.
Neumonólogo, con 33 años de profesión ha estado cerca de los mandatos justicialistas desde 1987. El nuevo ministro de Salud, Juan Carlos Behler, trabajó en el gobierno de José Octavio Bordón y luego ocupó cargos en el sistema sanitario de los dos gobernadores justicialistas siguientes, Rodolfo Gabrielli y Arturo Lafalla.

Ha dirigido varios hospitales, por lo que considera que esta es su "gran ventaja" a la hora de gestionar el Ministerio. En la Legislatura agregó la semana pasada: "Yo he sufrido en carne propia la falta de mantenimiento preventivo en la infraestructura hospitalaria". Desde febrero de 2008 también fue asesor del Ministerio en la gestión de su antecesor, Sergio Saracco.

Con la llegada de los gobiernos radicales se dedicó a atender su consultorio en pleno centro, en San Martín y Vicente Zapata de Ciudad, y a profundizar su actividad académica en la Universidad de Mendoza.También atiende en el Hospital Italiano, motivo por el cual se convirtió en el neumonólogo de Sandro.

A partir de su nombramiento en el cargo dejó de lado todas estas actividades privadas, aunque informalmente sigue yendo a visitar al cantante todos los días, en algún hueco de su jornada.

–¿Cuál es la principal falencia que ha visto en los hospitales?

–He tenido una reunión con los directores de los hospitales descentralizados. Hay dos focos de inconvenientes que les preocupan, el pago a los proveedores y la escasez de recurso humano. Vamos a hacer todo el esfuerzo para que este año no falten fondos. En cuanto al recurso humano, por ahí suele ser un problema la falta de médicos para las guardias. Anestesiología es una especialidad crítica, hay pocos a pesar de que hay una residencia, y también faltan pediatras.

–¿Cómo se puede hacer para terminar con las largas esperas en los hospitales, una eterna promesa que nadie concreta?

–Esto requiere de una gran inversión, pero también es cuestión de reordenar el recurso humano. Hay que ver si se puede redistribuir el recurso humano. Cuando fui director en el hospital Lencinas yo lo puse en marcha y funcionó.

–¿Porqué los hospitales y los centros de salud no atienden todo el día?

–Es inhumano que una señora deba estar cinco horas con un niño en brazos esperando para que lo atiendan. Tenemos que trabajar para que esto mejore. Pero no voy a hacer promesas que después no se puedan cumplir.

–¿Cuántos centros de salud atienden las 24 horas o al menos están abiertos durante el día?

–No lo sé exactamente, pero hay varios que atienden en turno vespertino, sobre todo los cabecera de departamento.

–Esto hace que el sistema de salud trabaje a media máquina, ¿no es un desperdicio de recursos?

–A la mañana se trabaja sobrecargado y a la tarde quedan las guardias solamente, no hay admisión que seleccione lo que es urgencia de emergencia. Yo entiendo a los médicos de guardia, porque tienen que ver una angina y un politraumatizado grave al mismo tiempo. Esa es una desarticulación que hay que arreglar. No va a ser fácil cambiar esto.

–¿Y cómo se revierte?

–Hay que revalorizar los centros de salud, es una cuestión de imagen que hay que mejorar. La gente tiene la impresión de que allí no va a encontrar respuestas. Habría que difundir los horarios de atención y los servicios que prestan.

–Pero este año se ha concedido menos del 10% del presupuesto a los centros de salud…

–El presupuesto no lo hice yo.

–¿Y la implementación de los turnos telefónicos?

–Habría que modificar la oferta de médicos, organizar el sistema de otra manera. Con una línea 0800 se podría hacer, nosotros en el hospital El Carmen lo hicimos. Lo tendríamos que analizar para ver si es viable con el presupuesto que tenemos.

–¿Hará cambios en el gabinete?

–Lo estoy evaluando.

–El presupuesto para este año es menor que total ejecutado en 2009, ¿cómo se las va a arreglar?

–Hay que ser ordenado y ajustarse a lo que hay. Yo en mi casa no voy a contratar un arquitecto por $1.500 para que me arregle el jardín porque no lo puedo pagar. En salud es lo mismo, hay que ajustarse a lo que hay.

Hacen falta 18 millones de pesos para reparar hospitales

De acuerdo con un informe elaborado por el diputado Ricardo Puga (PIM) sobre un relevamiento efectuado en tan sólo cuatro de los hospitales más grandes de Mendoza, se necesitan cerca de $18 millones para hacer reparaciones por falta de mantenimiento preventivo. Esto engloba desde reparaciones eléctricas, de ascensores, calderas y grupos electrógenos hasta el mantenimiento de la aparatología médica.

Según el informe recabado a través de los responsables de mantenimiento, el que necesita mayor intervención es el hospital Lagomaggiore cuyo listado de necesidades asciende a $13 millones. Le sigue el hospital Notti, que suma $2,5 millones. Luego están el hospital Central, que necesita $1,6 millones, y el Perrupato de San Martín, que precisa $1,1 millones.

Esta situación le fue planteada al ministro de Salud cuando la semana pasada asistió a la Legislatura. Juan Carlos Behler pidió que le acercaran el informe para conocer en detalle las deficiencias de esos hospitales.

El caso de la falta de aire acondicionado en el Notti que se produjo hace unos meses fue producto, justamente, de la falta de mantenimiento preventivo.

Comentá la nota