El ministro Mario Adaro está complicado

La mala relación que existe entre el ministro de Gobierno, Mario Adaro, y el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, llegó a un punto de no retorno.
Así lo hicieron saber varias fuentes del Ejecutivo, para quienes el portazo del ministro político es casi un hecho. Ayer un nuevo capítulo del enfrentamiento entre ambos hizo circular otra vez con fuerza la versión de la renuncia de Adaro.

"Los ánimos no están apaciguados; está complicado el asunto", afirman quienes caminan el cuarto piso de la Casa de Gobierno. Así, sostienen que ambos funcionarios están lejos aún de firmar la paz y que crece el enojo mutuo que se profesan.

En el Ejecutivo acusan a Adaro de "jugar en contra del gobierno", y aquel, por su parte, se despacha contra Cazabán por no dejarlo cumplir su función a pleno. Justamente, se supo que ayer por la tarde el ministro político se reunió con el gobernador, a quien le llevó un informe sobre lo realizado por su cartera y aquello sobre lo que internamente no lo han dejado avanzar.

Adaro ya había estado por la mañana reunido con el jefe del Ejecutivo y con Cazabán. Según trascendió, ese encuentro, del que participó también el subsecretario Sebastián Godoy Lemos, fue bastante complicado y no ayudó para acercar posiciones. Se extendió por más de dos horas y, se supo, Adaro y Godoy Lemos salieron de la reunión maldiciendo a los cuatro vientos.

De todas maneras, Cazabán comunicó a través de un tercero que "está todo más que bien" y que "no hace falta desmentir versiones que no son ciertas", por la supuesta partida de Adaro. Anoche, tras 12 horas con el celular apagado, Adaro le dijo a UNO: "La relación con el Ejecutivo está bien. Tengo un compromiso afectivo y de militancia con el gobernador. Cuando me vaya será porque no puedo hacer bien mi trabajo".

Renovación judicial

En la reunión de la mañana Jaque firmó el pliego de ocho magistrados, los cuales enviará el lunes al Senado para cubrir la misma cantidad de vacantes en la Justicia provincial.

Rubricó la aceptación de las renuncias de dos jueces que accederán a los beneficios de la jubilación, por lo que en los próximos días recibirá cuatro pliegos más del Consejo de la Magistratura, de donde saldrán los candidatos que el Ejecutivo postulará para cubrir esos cargos.

Según Godoy Lemos, de los puestos a cubrir 7 corresponden a la Primera Circunscripción Judicial y uno a Tunuyán, comprendido en la Cuarta Circunscripción. Se buscará sumar un juez del Trabajo, un defensor civil, un juez de cámara de apelaciones del crimen, otro de un juzgado concursal, un defensor de pobres y ausentes, un juez de una cámara de trabajo, un magistrado civil y un fiscal de instrucción correccional y civil. De estas ocho vacantes, dos surgieron por la renuncia de dos magistrados, quienes se acogerán a los beneficios jubilatorios. Actualmente hay cerca de 90 en situación de retirarse, aunque se estima que unos 20 son los que están más cerca de concretar ese paso.

Comentá la nota