Un ministro de Macri, codo a codo con Economía

El ministro de Hacienda de Mauricio Macri, Néstor Grindetti, y el subsecretario de Financiamiento de Cristina Kirchner, Adrián Cosentino, coincidieron ayer en Londres con la misma misión: convencer a los inversores internacionales de que les presten plata. Aunque viajaron por separado y Grindetti seguirá luego su gira por Estados Unidos, los funcionarios se reunieron con los mismos bancos de la City londinense. Y les aportaron argumentos similares para hacer "atractivo" financiarlos.
"Lo primero que preguntan los banqueros y los analistas es cómo sigue la novela del Banco Central", reveló a Crítica de la Argentina un asesor de Grindetti. En Economía, en cambio, aseguran que el escándalo "no afectó tanto" la imagen del país ante el mundillo financiero.

Cosentino procuró tentar a los inversores con el canje de la deuda para los acreedores que no aceptaron la quita de 2005. Les aseguró que con él quedará demostrada la voluntad de pago del país y que nadie en el Gobierno evalúa la idea de dejar impagos los próximos vencimientos de la deuda.

Las órdenes de Boudou para Cosentino fueron las mismas que recibió el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, quien ayer se reunió en Roma con su par italiano. El objetivo del ministro es garantizarles a los gobiernos y a los banqueros que no habrá otra cesación de pagos, como en 2001.

Grindetti busca plata para las extensiones del subterráneo que prometió Macri en su campaña electoral y aún no concretó. También para el denominado "Fondo de Infraestructura Social". En todos los casos procuró despegarse del gobierno nacional. Para eso dijo que el gobierno porteño se "autofinancia" y sólo requiere préstamos para grandes obras como las del subte.

Como prueba de esa fortaleza, según los asesores, Grindetti mostró los resultados de las últimas licitaciones de Letras porteñas, para las cuales el mercado le cobró a Macri menos intereses que a la provincia de Buenos Aires. "Las tasas están por perforar incluso las nacionales", dijeron en el Palacio Municipal.

Comentá la nota