El ministro Fernández firmó convenios con la provincia y escuchó quejas.

La visita del ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, Aníbal Fernán-dez, estuvo signada ayer por los quiebres de protocolo provocados por cuatro de los 12 policías cesanteados por el gobierno provincial y por una mujer, Carmen Barrrera, que reclamaba la investigación de la muerte de su hijo, que era gendarme.
Fernández vino a Salta con una agenda apretada. Temprano, participó, en el Centro de Convenciones del Grand Bourg, de la inauguración del VI Encuentro de Profesores de Derecho Procesal y Penal y firmó con el gobernador Juan Manuel Urtubey un convenio para la creación de Unidades de Expedición y Recepción de Antecedentes Penales. Con esto se evitará que la gente tenga que recurrir al correo o a gestores para realizar estos trámites. El convenio compromete a la Dirección Nacional del Registro Nacional de Reincidencia a proveer el software y la supervisión para su instalación y mantenimiento. La provincia proveerá el equipamiento informático necesario.

De la Casa de Gobierno Fernández bajó al hotel Alejandro I, donde participó de una reunión del Consejo de Seguridad Vial, y firmó otro convenio con el gobernador: esta vez para permitir que Gendarmería Nacional haga controles de tránsito en las rutas de la provincia.

Al mediodía el ministro fue a la Delegación Salta de la Policía Federal para encabezar el acto de inauguración del Gabinete Científico Integral que, según señala la información oficial, permitirá "optimizar los análisis periciales en delitos ambientales, tráfico de drogas y adulteración y falsificación de documentos".

En el Encuentro de Profesores Fernández, al igual que la vicepresidenta de la Corte de Justicia, Cristina Garros Martínez, destacó que es necesario reformar el Código Penal. Dijo que esta reforma es "toda una tarea", que se iniciará en "no mucho tiempo más".

Sobre la acciones previstas en seguridad vial, que buscan reducir la cifra de ocho mil muertos anuales en el país, Fernández recordó que en Gendarme-ría se creó la Patrulla de Caminos y que "si es necesario tomaremos gente en Gendarmería y no quitaremos personal en otras áreas". El jefe de la Región 3 de Gendarmería, que comprende desde Córdoba a La Quiaca, José Ernesto Becerra, precisó a Nuevo Diario que en los últimos cuatro años se incorporaron ocho mil gendarmes. Fuera del hotel, se exhibieron las motos, automóviles y camionetas que Gendarmería usará en el control de tránsito en Salta. Según se informó, los puestos de control fijo y móviles se dispondrán en las rutas 34 y 9. El director de Seguridad y Transporte de Gendarmería, Juan José Mininni, recordó que en diciembre pasado se adquirieron 340 motos de alta cilindrada, y que "en 40 días", se incorporarán otras 200 y "antes de fin de año, 400 más".

Cesanteados

Cuando Fernández se retiraba de la Policía Federal, hubo forcejeos con un custodio: cuatro policías cesanteados por haber participado de una huelga insistían en hablar con el ministro. Al final hablaron con un secretario del ministro, a quien entregaron una copia del recurso de reconsideración en el que piden al gobernador salteño que les conceda un perdón administrativo.

Comentá la nota