El ministro de Educación intervino por el caso de abuso

La cartera se interesó por el tema por la publicación de LA ARENA. Armagno simplemente habló de conductas "patoteriles" pese a admitir que los agresores acercaron la cabeza de la víctima a sus genitales.
El Ministerio de Educación intervino ayer en el caso de posible abuso de un niño en el colegio Liceo Informático. Según fuentes oficiales, la coordinadora de área, Lilian Molineli, se entrevistó personalmente con la directora del colegio para conocer detalles del hecho.

En horas del mediodía, el colegio entregó un acta firmada por los responsables de la institución y los padres de los alumnos implicados en el incidente luego de una reunión en la sede del establecimiento educativo. Por la tarde, Marta Lluch, directora general de Educación Polimodal y Superior, se reunió con el ministro de Cultura y Educación , Néstor Torres, para tratar la situación planteada en la escuela.

La titular del colegio, Lilia Armando, expresó que "según los chicos hay un alumno que habría sufrido una agresión dentro del baño del colegio, una agresión que estamos tratando de establecer bien por eso nos hemos entrevistado con los chicos y con los padres". En diálogo con Radio Noticias, Armando indicó que "el alumno agredido dice que, en una situación con connotaciones 'patoteriles', en algún momento lo tomaron por la cabeza y le acercaron la cabeza hacia sus genitales, pero sin que hubiese con ellos un contacto físico, un manoseo. Los otros dos alumnos sostienen que así no fue".

Luego de transcurrido varios días desde el incidente, desde la institución intentan establecer adónde sucedió. "Se habría producido en el baño y durante un recreo" contó la docente. Sobre la actuación del personal del establecimiento, la rectora explicó que "preceptores y profesores están durante los recreos y concurren a los mismos baños que los chicos pero no podemos estar todo el tiempo en todos los lugares donde los chicos están".

Luego de la reunión entre los directivos del colegio y los padres relacionados al caso, Armando explicó que "el acuerdo con las familias es que se hable del tema en cada una de las casas y que nos volvamos a reunir, porque lo que todos queremos es conocer en verdad qué es lo que ha ocurrido". La Seccional Séptima recibió la denuncia y se comunicó con el instituto educativo pidiendo datos filiatorios de los jóvenes agresores para posteriormente realizar las actuaciones preliminares. Estos jóvenes cursan el octavo y noveno año del EGB. En relación al niño agredido, la rectora informó que no asistió a clases ni el viernes ni ayer, y agregó que "uno de los chicos quiere evitar inconvenientes y ha pedido pasar al turno tarde".

Comentá la nota