El ministro dio detalles de la moratoria

El ministro de Hacienda y Finanzas Ariel Rauschemberger estuvo ayer en la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Legislatura para referirse a la moratoria impositiva proyectada por el Poder Ejecutivo.
"Es una medida para contribuir al desahogo financiero de las empresas y otros sectores de la economía que se han visto afectados por los vaivenes de la economía internacional y el aspecto climático", argumentó el ministro.

Detalló que el proyecto tiene tres patas: impositiva, automotor e inmobiliaria. Sobre la primera dijo que "se pueden presentar a arreglar sus deudas con rentas vencidas al 31 de julio de este año por todos los impuestos provinciales con una tasa de interés del 1% por las deudas atrasadas y con plazos hasta 48 cuotas sin garantías y 120 cuotas con garantías hipotecarias y los intereses variables según los plazos que se presenten ya que hay cinco tipos de planes de pago y un estímulo para aquellos que vayan pagando en término las cuotas de bonificación de intereses. Lo importante es que se vayan pagando todos los anticipos de las cuotas que vayan venciendo desde el 1 de agosto hasta la fecha en que se presenten en la moratoria".

Estimó que "en principio estamos pensando que el 22 y 23 de diciembre se estarían venciendo los plazos de presentación a esta moratoria que iría a regir desde que la Cámara de Diputados lo trate".

El ministro dijo que "la moratoria tiene otro aspecto que tiene que ver con reabrir el régimen de denuncia de venta, para que aquella persona que vendió un vehículo y el que lo compró no hizo la transferencia lo libere de la responsabilidad impositiva. Se presentará a la Dirección de Rentas con la denuncia de responsabilidad civil que deberá haber hecho ante el Registro Automotor o con el boleto de compraventa (sin la exigencia del sellado) y de ese modo se le pasará la responsabilidad del impuesto a los vehículos que pasará a la persona que compró el vehículo al que rentas le mandará las boletas para el pago".

Por último, explicó que "el otro aspecto está relacionado con el régimen de declaración espontánea de mejoras, de aquellas personas que hayan construido y no hayan hecho la declaración correspondiente, ante el catastro de la provincia. Esto tiene relación con el impuesto inmobiliario urbano y al hacer esa declaración espontánea tendrá como beneficio el no tener que pagar cargo por multa ni intereses. Acá hay que tener en cuenta que al contar la provincia con un sistema satelital podemos detectar todas las mejoras que la gente ha hecho tenemos los datos como para saber quiénes son los que no han declarado sus mejoras".

Comentá la nota