El ministro Cerroni admite que necesitará un crédito para pagar sueldos

Lo admitió el ministro Adrián Cerroni. El Gobierno apura a los legisladores para que avalen el plan de financiamiento con el que buscan tapar un rojo de $ 500 millones.
La ley de Financiamiento de la Administración Pública Provincial y Municipal que remitió el Ejecutivo a la Legislatura mendocina, hizo realidad el peor sueño que haya tenido la oposición.

Es que durante dos meses se cansaron de despotricar que "el Gobierno va a esperar hasta el último día y después va a echarnos la culpa de que no pueden pagar los sueldos por nuestra culpa", se escuchaba por los pasillos de la Casa de las Leyes mendocina.

Ahora ese panorama dejó el plano de los supuestos y pasó al terreno del roce político.

Sin pelos en la lengua el ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, disparó: "Si no sale (la ley) y se dejan de pagar las obligaciones del Estado, ellos (la oposición) van a ser cómplices", sentenció.

Las declaraciones del ministro llegan a horas de que el oficialismo comience a batallar en la Casa de la Leyes para sortear las objeciones que parten de la oposición en pleno para que el Ejecutivo cuente con una herramienta legal que le permita obtener recursos frescos vía endeudamiento para hacer frente a sus obligaciones corrientes.

"Que Cerroni diga lo que quiera pero acá hacen falta especificaciones y no las generalidades", le respondió Roberto Pradines, del partido Demócrata.

Es que el proyecto de ley enviado por el Gobierno de Jaque pide autorización a la Legislatura para endeudarse por $ 520 millones ($ 410 millones para la Provincia, $ 90 millones para los municipios y $ 20 millones para los costos de tramitación financiera) y, sin especificar, deja abierta la posibilidad de tomar crédito en base a 4 alternativas diferentes.

El dilema en la oposición es que, tal cual está redactado el texto, "es pretender de la Legislatura un cheque en blanco para hacer lo que quieran", tiró un cobista.

El "menú" de opciones financieras contempla un préstamo bancario directo, la emisión de una letra nacional, un fideicomiso y hasta la posibilidad de un bono internacional.

Para no chocar contra una pared, el Justicialismo apela a la buena voluntad de los legisladores aduciendo que "tienen la posibilidad de conformar una comisión de seguimiento y mantener un estricto control de los pasos que se van dando", esgrimió Jorge Tanús, presidente de la Cámara baja, quien aseguró que el martes propondrá que el tema sea abordado por las comisiones de Hacienda de ambas cámaras con el fin de apurar los tiempos de discusión.

En este sentido el ministro Cerroni pidió celeridad ya que le urge al Ejecutivo contar con el efectivo. Por esa razón aguarda esperanzado en que "no más de 15 días" se tomen los legisladores para tratar la norma y aprobarla, para así salir al mercado de capitales en busca de recursos.

Si no "hay que ver cómo hacemos" para pagar los sueldos en noviembre, aclaró. "Habrá que buscar los mecanismos necesario" de los cuales no se descarta "un crédito con el Banco Nación", añadió.

Más allá de las urgencia oficial, la oposición sigue reticente a aprobar un endeudamiento "abierto" y hasta calificaron la ley de "inconstitucional".

"No están establecidos los plazos y amortización del empréstito como marca la Constitución" indicó el senador cobista Sergio Moralejo, quien confió que primero se reunirán con los intendentes afines para después salir con una postura en común.

Como corolario de una situación sumamente compleja, aparecen los gremios como un segundo frente de tormenta.

En el caso del SUTE, Cristina Rasso confirmó que al tema salarial le sumarán el reclamo del aumento en las asignaciones familiares.

"El Gobierno nacional anunció $ 180 de asignaciones y acá nosotros estamos en $ 100. Es mucha la diferencia", explicó.

Por su parte Raquel Blas de ATE dijo que "el Gobierno usa como excusa el no pago de salarios para conseguir el endeudamiento". Esta semana ambas organizaciones debatirán en asamblea las acciones a llevar adelante. No se descartan medidas de fuerza.

Comentá la nota