El ministro Bertoya se reunió con pobladores rurales de Pulmarí

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya se reunió ayer con pobladores criollos que ocupan la zona antes de crearse la Corporación Pulmarí, quienes plantearon la necesidad de ser reconocidos como dueños de las tierras y ser atendidos en una serie de demandas, como es el caso de la delimitación de sus campos, el reconocimiento formal de esas propiedades a sus familiares; al tiempo que coordinar acciones con las comunidades mapuches vecinas colindantes.
El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya se reunió ayer con pobladores criollos que ocupan la zona antes de crearse la Corporación Pulmarí, quienes plantearon la necesidad de ser reconocidos como dueños de las tierras y ser atendidos en una serie de demandas, como es el caso de la delimitación de sus campos, el reconocimiento formal de esas propiedades a sus familiares; al tiempo que coordinar acciones con las comunidades mapuches vecinas colindantes.

Se trata de aproximadamente 50 familias que viven en la zona de Pulmarí antes de constituirse esta figura legal. Ellos ocupan tierras dentro de las 46 mil hectáreas que la Provincia cedió a la corporación hace más de cincuenta años.

Bertoya declaró que «se continuará trabajando y coordinando esfuerzos con la Corporación para solucionar estos inconvenientes», y acordó para ello una reunión dentro de una semana a la cual se invitará a participar a los tres representantes provinciales ante el directorio de Pulmarí y a los tres diputados nacionales por la Provincia.

«Los pobladores plantean diferencias de trato -dijo el ministro- en cuanto al manejo de los campos, superficies, uso de tierras para pastoreo, forestación, propiedad de los lotes; y requieren la solución definitiva de los títulos de propiedad de sus tierras».

Igualdad

Detalló que «lo que más piden estos vecinos del Estado, es su intervención para lograr una igualdad de tratamiento entre mapuches y criollos, en cuanto a lo que Pulmarí recibe de Nación y de Provincia en equipamiento y asistencia, pero fundamentalmente, para evitar problemas entre vecinos que colindan en el uso de los campos».

Comentá la nota