El ministro Bahl negó subas de salarios antes de las elecciones.

El ministro de Gobierno reiteró que sólo habrá aumentos salariales en la medida en que haya mayores ingresos a las provinciales, e insistió en que "solamente nos podemos sentar a discutir lo que el Presupuesto nos permite". Un aumento sería "demagógico".
El ministro de Gobierno, Adán Bahl, reiteró que sólo habrá aumentos salariales en la medida en que haya mayores ingresos a las provinciales, e insistió en que "solamente nos podemos sentar a discutir lo que la ley de Presupuesto nos permite; este es un principio de legalidad", recalcó ayer en declaraciones al programa Entrevistas que se emite por Elonce TV.

Al respecto, hizo notar que en la Constitución está establecido que el equilibrio financiero es un deber del Estado. "Seguro que políticamente es incorrecto decirle a la gente que podemos dar aumentos cuando se verifiquen mayores ingresos, pero es lo que debemos hacer, porque no podemos tomar decisiones irresponsables que en dos o tres meses las van a estar pagando todos los entrerrianos. La decisión del gobierno es invertir más en salarios, pero cuando haya mayores ingresos".

"Es verdad, la gente necesita cobrar más, pero no podemos decir porque estemos a 60 días de las elecciones que vamos a dar un aumento el cual sabemos que nadie sabe con certeza si en pocos meses se va a poder pagar. Estamos priorizando el fomento al empleo en el sector privado y cuidando el público, tratando de efectuar los pagos dentro de los parámetros más cercanos al cierre de cada mes", afirmó Bahl.

Enseguida, el funcionario enfatizó: "No podemos jugar con una decisión demagógica, en un contexto de elecciones que pueda haga peligrar la economía de todos los entrerrianos. No vamos a cometer errores y a rifar todo lo que nos tocó reconstruir en cinco años y medio de gobierno".

Finalmente, el ministro señaló: "Mi señora y yo vamos al supermercado. Sabemos que las cosas aumentan pero solamente cuando tengamos la verificación de mayores ingresos vamos a poder invertir más en sueldos".

Interrogado sobre el acompañamiento del funcionariado en cuando a la austeridad en la administración Bahl ejemplificó que él no gasta dinero en sueldo y viáticos de un chofer, ya que "yo manejo mi auto".

No obstante, reconoció que "hay de todo en la viña del Señor y hay que estar permanentemente ajustando y exigiendo". Asimismo, resaltó que se han suspendido contrataciones y reducido gastos. "Si bien el aporte numéricamente no es tan importante, porque las grandes erogaciones están en los costos fijos, mayormente en el pago de remuneraciones, esta es una obligación que nos autoimpusimos. Controlo mirando la ejecución presupuestaria. Un funcionario tiene que rendir las metas y objetivos planteados. Sino se tiene que ir", concluyó Bahl.

Comentá la nota