Un Ministro ausente en medio del "diálogo" con la oposición

La seguidilla de representantes de la oposición que transitaron los pasillos de la Gobernación se desayunaron, cada uno a su turno, con una grata sorpresa –que aplaudieron- la presencia de casi todo el gabinete, pero que, sin embargo, puso en evidencia una sugestiva ausencia que otros tantos cuestionaron: la del Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, una de las áreas más sensibles de la administración provincial, Carlos Stornelli.
A los reclamos cotidianos en materia de seguridad, se sumó en las últimas horas el germen de un nuevo clamor social, tras el violento asesinato del abogado Maximiliano Robak, en Vicente López, que movilizó al gobierno y provocó incluso la reacción de otro ministro que también disfrutaba de un descanso, el de Justicia Ricardo Casal que se comunicó con la familia de la víctima y el Fiscal General para poner a disposición –por orden de Scioli- las herramientas del Estado al servicio de la investigación. Además del regreso del Jefe de Gabinete de Ministros, Alberto Perez, que regresó para participar del diálogo.

Para suplir a Stornelli, Scioli sentó a la mesa del diálogo con la oposición a Juan Carlos Paggi, el Jefe de la Policía bonaerense. Fue Paggi además la voz de la preocupación por ese y otros hechos violentos que –admitió- recrudecieron en los últimos días. La mayoría de los políticos que pasó por la gobernación agradeció la presencia del uniformado y hasta elogiaron su predisposición para compartir las estadísticas y explicar el plan en marcha para prevenir el delito. Varios de ellos, no obstante, reconocieron que hubiesen preferido tener en la mesa a un par político, el responsable civil de la principal fuerza de seguridad del país. De vacaciones, en medio del diálogo.

Comentá la nota