Ministro Asuntos Agrarios Bonaerense Plantea sacar retenciones en zonas afectadas por la sequía

(Por Damián Rodera y José Jiménez, de la Redacción de DIB).- En un contexto de crisis internacional que golpea de lleno la rentabilidad del sector rural, y en momentos en que las entidades agropecuarias preanuncian la vuelta a las protestas a partir de marzo, el ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, trazó un sombrío panorama para los próximos meses y consideró que en las regiones de la provincia más afectadas por la sequía debería plantearse la eliminación de las retenciones a los granos...
Hecho inusual entre funcionarios sciolistas, lanzó definiciones concretas mientras termina de amoldarse a su nueva función, que asumió hace dos meses con el respaldo público de la dirigencia rural bonaerense. En una entrevista concedida a DIB, Monzó dijo que en la provincia la producción "no es rentable", que las medidas del Gobierno K hacia el sector "no alcanzan" y reclamó a funcionarios y ruralistas actuar "con menos pasión y más prudencia".

Se trata de pedidos que se acoplan al cambio de actitud del gobernador Daniel Scioli, que tras su alineamiento sin fisuras con el Gobierno K durante el conflicto con el campo, busca recomponer su imagen en el interior. Para ello, prometió a los ruralistas, en la Mesa Agropecuaria provincial del 17 de diciembre, interceder y apoyar sus reclamos ante Nación.

¿Scioli está haciendo las gestiones prometidas?

Así es. Hace unos minutos justamente estaba hablando con el jefe de Gabinete nacional (Sergio Massa) por temas que tienen que ver con el sector agropecuario. Decir que vamos a hacer gestiones ante el Gobierno nacional es redundar en una obligación que tenemos.

No parece tan lógico para uno de los gobernadores que más se alineó con la postura del Gobierno.

Por supuesto que en este contexto, y a partir de lo que ocurrió el año pasado, hay que reafirmar este tipo de cosas. Muchas de las soluciones que reclaman todos los sectores trascienden a la administración de la Provincia y hay que hacer el reclamo o la sugerencia donde corresponde.

¿Por qué Scioli pasó de defender las retenciones a acompañar el pedido para que las bajen?

El gobernador tuvo una posición política en esa circunstancia. El Estado actuó aumentando el derecho de exportación para ir transfiriendo esos recursos a sectores que necesitaban más ese dinero. Hoy el contexto internacional es totalmente distinto y el efecto climático también es distinto: hoy, y esto hay que decirlo tajantemente, la producción en la provincia de Buenos Aires no es rentable. Por lo tanto cualquier producción no rentable es una preocupación para el gobernador porque va a tener consecuencias lógicas.

Nación parece tener un diagnóstico distinto, a juzgar por las últimas medidas para el sector que muchos califican de "insuficientes".

Las medidas hay que tomarlas con racionalidad. No es sólo un sector sino que el Estado tiene que tener en cuenta varios sectores porque esta recesión va a impactar sobre todas las producciones. Las medidas que ha tomado el Gobierno nacional todavía no son las que van a satisfacer la demanda (del sector rural). Pero van en camino y en pos de hacerlo. No van a ser las únicas las medidas que hemos escuchado.

¿No alcanza, entonces, lo anunciado hasta ahora?

Hasta ahora no alcanza. Como ministro de Asuntos Agrarios deseo y espero, por las conversaciones que tengo con funcionarios nacionales, que haya medidas más contundentes especialmente con el sector de la carne.

¿Liberar totalmente las exportaciones de carne, por ejemplo?

Los anuncios de la presidenta de la Nación (Cristina Fernández) van en camino a un anuncio importante, yo me animo a decir, y este un pálpito personal, en los próximos meses con respecto a la exportación, por lo menos de ciertos cortes, de la vaca conserva. Cuidando el consumo interno, cuidando la mesa de los argentinos, se puede liberar la exportación de lo que excede a ese consumo. Con eso mejoraríamos el valor (de la carne) y no tendríamos que estar con una compensación -y en muchos casos no hay compensación-.

¿Alcanza con la baja de retenciones de 5 puntos al trigo y al maíz que dispuso Nación?

Es un buen primer paso pero aún no es suficiente. Si lo vemos desde el núcleo productivo de la provincia, un nivel de retenciones hace que eso sea rentable. Pero tenemos la región del sudoeste, que es muy triguera, que hoy la sequía ha hecho tal desastre que habría que analizar las retenciones en sí para ese sector.

¿Está pidiendo eliminar las retenciones para esa región?

La segmentación de retenciones hoy tiene que ver con la cantidad de producción o la cantidad de hectáreas. Sería bueno meter en este tipo de decisión la situación del clima que ha sido un factor importante en este último año, por ejemplo en el sudoeste. En Carmen de Patagones, Villarino, Puán y ese sector del sudoeste hoy no es rentable la producción sin retenciones. Así que con retenciones menos aún.

Por supuesto que también está declarado desastre agropecuario por el Gobierno nacional y por la Provincia. Se está ayudando con herramientas tributarias, pero la verdad es que no alcanzan.

Se esperaba también una baja de retenciones a la soja que no ocurrió.

Es para estudiarlo. (La soja) sigue siendo rentable.

Sin nuevas medidas, ¿se puede volver a una situación de piquetes y lock-outs?

Quizás haya protestas, pero no creo que volvamos a una situación como la que pasamos el año pasado. Yo conozco al sector y creo que hubo otros contextos que no tuvieron que ver con la resolución 125 (que estableció las retenciones móviles) y producto de eso nos encontramos con mucha gente en la ruta en el interior de nuestro país. Me parece que en eso hay responsabilidad de parte nuestra, de la dirigencia política. Y ahora, en esta otra circunstancia, y teniendo en cuenta esta situación de crisis internacional, tenemos que todos actuar con menos pasión y con mucha más prudencia. Los dirigentes somos los que más fríos y racionales tenemos que actuar.

¿En este contexto de crisis pueden empezar a "caer" productores si el Estado no llega con ayuda concreta?

Si, y de hecho hoy ya estamos parando remates, con muy buen gesto del Banco Nación con productores que necesitan algún tiempo más de espera para mejorar su situación. Este marco es internacional, no pongamos todo sobre la 125. Hace un año que pasó.

RURALISTAS Y POLÍTICA

El conflicto entre campo y Gobierno lanzó a la arena pública a varios de los dirigentes rurales, que hoy analizan su ingreso a la política y que podría materializar un viejo debate entre las entidades. Mario Llambías, titular de las CRA, mantuvo reuniones con Margarita Stolbizer y Felipe Solá y suena para una candidatura por la Coalición Cívica. Luciano Miguens, Eduardo Buzzi, y el mediático dirigente entrerriano Alfredo de Angeli también suenan como posibles candidatos.

Para Monzó, el posible paso a la política de los ruralistas es positivo. "Lo veo muy bien. Todas las entidades tienen que tener representantes en las Cámaras (legislativas). La política es la más noble de las profesiones y es bueno que la gente haga política porque es la mejor manera de mejorarla. Así que bienvenida la dirigencia de cualquier sector a la política y mucho más al sector agropecuario que brillaba por su ausencia en todo este tiempo". Con una salvedad: "el dirigente que va a hacer política, que no politice la entidad. Que haga política en defensa del sector, sino estaría poniendo como prioridad la pretensión de un cargo sobre la defensa del sector".

LA PLAGA INESPERADA

La sequía trajo rindes bajos, mortandad de animales y langostas. La tucura, una plaga controlada en la provincia desde hace 50 años, atacó con más fuerza que nunca y se estima que consumió alrededor de 500 mil hectáreas principalmente en partidos del centro y sudoeste provincial.

La llegada de la langosta casi coincidió con la de Monzó al recreado Ministerio de Asuntos Agrarios, y fue una de las primeras tareas a la que debió abocarse el nuevo ministro, que recorrió los distritos afectados, se reunió con productores y les prometió ayuda. Mañana comenzará la fumigación en los nueve distritos más afectados con un subsidio por 10 millones de pesos de Nación, que por la urgencia del caso adelantó el Gobierno provincial.

Para Monzó, se pagó caro el "exceso de confianza" de productores, dirigentes rurales, empresarios y funcionarios. "Es cierto que nadie se esperaba la reaparición de la tucura después de cinco décadas. Pero hubo un exceso de confianza producto en buena parte de que estábamos ‘mareados’ porque todo salía automáticamente bien, porque el mercado era favorable y no nos daba para mirar la tucura", dijo el ministro.

No obstante confió en que por efecto de las fumigaciones y el propio ciclo biológico de la langosta -que se reproduce con temperaturas bajas- en "los próximos días no queden más tucuras". (DIB)

Comentá la nota