El ministro Aramburu rechazó que haya existido una orden de reprimir a los manifestantes

El ministro de Gobierno, Guillermo Aramburu, cuestionó el accionar violento de los manifestantes en los incidentes registrados en la Secretaría de Relaciones Institucional, y rechazó terminantemente que haya existido una orden de represión contra las personas.
El funcionario señaló que "muy por el contrario, los efectivos policiales apostados en la Delegación de Gobierno debieron actuar para evitar el ingreso forzado de los vecinos de la Margen Sur que reclaman por una ambulancia para el sector". "Los vecinos se vienen manifestando en las instalaciones desde hace aproximadamente 15 días, pero hoy decidieron directamente ingresar al área administrativa forzando las puertas que se encontraban cerradas", remarcó el titular de la Cartera política de la Provincia.

"No entiendo la razón por la cual decidieron hacer eso, pero quisieron entrar y obviamente, frente al pedido de personal policial de que depongan de su actitud, agredieron a los efectivos y esto motivó la detención de dos personas", detalló.

Aramburu consideró importante aclarar esta situación "ya que he escuchado versiones que indicaron la existencia de una represión o una reacción desmedida del Estado, y lo sucedido no fue ni más ni menos que mantener el orden público, que es lo que hace la Policía todos los días con todos los vecinos de la provincia".

Además confirmó que los efectivos policiales "resultaron heridos, producto de la agresión que la gente les propinó; y justamente por ese motivo hay dos personas demoradas y puestas a disposición del Juzgado como corresponde".

El ministro sostuvo que "no podría atribuir a esto ningún tipo de naturaleza política, pero me parece suspicaz que llevando 15 días de protesta, hoy hayan decidido directamente y de manera abrupta, romper cosas para ingresar dentro de la Administración".

Aramburu recordó que el reclamo de los vecinos de la Margen Sur, para que desde el Gobierno se disponga de una ambulancia otorgada por la Nación en forma permanente en ese sector de la ciudad de Río Grande, tuvo respuesta desde el Ejecutivo fueguino "en varias oportunidades, en las que se les explicó que no se trata solamente de contar con ese vehículo sanitario sino que, además es necesario camillero, enfermero, y un chofer".

"Es decir que requiere de un equipo que prácticamente hace generar una dependencia hospitalaria en la zona, y que ningún dato estadístico se condice con la posibilidad de tener todo ese equipo médico, incluso por los costos hospitalarios que supone tener todo ese equipo sólo en este barrio", argumentó.

Aramburu consideró que "es mucho más útil la ambulancia en el Hospital, porque las distancias no son tan grandes como para no poder manejarse en materia de urgencia, centralizando los servicios de salud en el hospital Regional Río Grande".

"Pero ellos aducen que la ambulancia había sido entregada exclusivamente para ese lugar", fustigó, aseverando luego que tal postura de los vecinos "es falsa, porque incluso lo han desmentido las autoridades nacionales".

En este sentido, Aramburu mencionó que "la Ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña, ya ha explicado que la ambulancia se destinaba al servicio de salud de la ciudad de Río Grande, no indicando ni especificando que sea para algún lugar determinado", señalando que esta aclaración de la Nación "no fue del agrado de los vecinos, que entendieron que la forma de lograr ese objetivo era tomando la delegación del Ministerio de Gobierno".

Comentá la nota