La ministra, la única autorizada para hablar

Los funcionarios que acompañaron en distintos momentos a la ministra Sandra Mendoza, extrañamente durante la interpelación no pudieron hacer uso de la palabra a partir de que la Alianza no autorizó su intervención, algo que no tiene demasiados antecedentes.
A pesar que desde el oficialismo recordaron interpelaciones a ministros de las gestiones aliancistas donde tuvieron participación activa funcionarios de segunda y tercera línea, la oposición no dio el brazo a torcer y quedó como única participación la del subsecretario Gregorio Buchosky, luego de la cual se prohibió la intervención de otro funcionario. Sandra Mendoza dijo que era deplorable la actitud de los diputados y que estaban violando sus derechos y garantías como ministra. En forma inmediata fue interrumpida por los legisladores de la oposición para decirle que se remita a responder el temario, por lo que la ministra cortó la polémica sosteniendo que "no hay peor sordo que el que no quiere oír".

Comentá la nota